Libros en los desvanes

Felipe Mozos
Felipe Mozos

Felipe Mozos

En una de mis muchas marchas campestres de dominguero, fui con unos amigos hacer la ruta del bueno, el feo y el malo, se llama así por haber sido decorado natural de la película del mismo nombre.
Es una ruta en la que sus hermosos parajes fueron testigos del rodaje del conocido film dirigido por Sergio Corleone con Clint Eastwood como protagonista y va desde Salas de los Infantes hasta Santo Domingo de Silos.

Nosotros hicimos una de las etapas y terminamos en el pueblo de Hortigüela, donde siempre aprovechamos para tomar unas pastas riquísimas que elaboran en su panadería y, cuál fue nuestra sorpresa, que aquella mañana un grupo de chavales del pueblo estaban haciendo un mercadillo en la plaza mayor con libros y antiguallas de todo tipo.
Compramos varios objetos de esos que se guardan en os desvanes de los pueblos, yo aún conservo una herradura desgastada y casi oxidada pero les voy hablar del libro que compré por tan sólo un euro y me lleva acompañando más de diez años y no me canso de releer.
Se trata de un libro titulado ¿inflación o pleno empleo?, y su autor es Friederich A. Hayek.

Yo no sabía quién era este autor, pero me llamó la atención aquel libro que hablaba de macroeconomía, así que investigué y el tal Friederich era austriaco, fue un reconocido filósofo, jurista y economista y además en el año 1969 fue galardonado nada más y nada menos que con el Premio Nobel de Economía.

Falleció en 1992 a la edad de noventa y tres años. Les hablo de este libro porque realmente me impresionó la primera vez que lo leí, pero cada vez que lo vuelvo a tener en mis manos me impresiona mucho más.
Cada capítulo describe a la perfección cómo sería, económicamente hablando, el inicio del Siglo XXI, ya presagiaba la crisis de 2008 e incluso su burbuja inmobiliaria, habla de un encarecimiento injustificado de valores tangibles e intangibles que provocarían un crack económico a nivel mundial, pero si seguimos leyendo el libro habla también de una guerra económica entre potencias que salpicarían el mundo entero con una guerra artificial que provocaría el enriquecimiento de las economías más fuertes del mundo y condenarían a las economías más débiles.

Cuando esto te lo cuenta Raphel o la Bruja Lola no lo tomas en cuenta, pero cuando lo cuenta un premio Nobel de economía quizás haya que tomarlo en cuenta. Además con los antecedentes de haber acertado también en la burbuja, da la sensación de estar leyendo nuestra vida como una macabra pesadilla.

Evidentemente no habla de confinamientos, ni de mascarillas ni mucho menos de test, pero habla de una guerra provocada con fines económicos y que tras ellos está el orden económico mundial.
Habla del poder de la coacción para ajustar precios y salarios que permitan mantener la hegemonía a unos pocos y habla de que la inflación es el camino hacia el paro y apunta al reparto de la actividad ajustando la oferta con la demanda.

Eso no es ni más ni menos que de lo que últimamente nos están hablando de reducir jornadas para poder emplear al mayor número de trabajadores y de ese modo poder recibir una renta vital, ¿les suena?.
Será una pura casualidad o quizás sea la evolución económica que la avaricia humana provoca, pero realmente es una lectura hecha hace más de cuarenta años por un filósofo y economista con un premio Nobel a sus espaldas, algo para reflexionar muy seriamente.

Aquel día además de hacer la ruta del bueno, el feo y el malo descubrí un tesoro de esos que guardamos olvidados en los desvanes.
Si tienen desván o trastero antes de hacer limpieza cuide bien de las cosas de las que se deshace, no sea que se desprenda de una joya sin Ud. saberlo.

loading...