El BOCyL aprueba el toque de queda a las 20:00 horas tras el pulso entre Gobierno y Junta

El Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) publicado este sábado aprueba las nuevas medidas que la Junta anunció ayer viernes y que entrarán en vigor a partir de las 20:00 horas de hoy.

Alfonso Fernández Mañueco 26 Octubre

El Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) publicado este sábado aprueba las nuevas medidas que la Junta anunció ayer viernes y que entrarán en vigor a partir de las 20:00 horas de hoy.

La decisión más polémica ha sido la de adelantar el toque de queda a las 20:00 horas, ya que provocó declaraciones enfrentadas entre la Administración Autonómica y el Gobierno Central.

Según la Junta, estas medidas son “temporales de carácter extraordinario” y pretenden “mitigar el impacto sanitario, social y económico”.

Las nuevas medidas que la Junta de Castilla y León pondrá en marcha sitúan el toque de queda entre las 20:00 horas y las 6:00 horas.

Durante este periodo solo se podrá circular por las vías o espacios públicos por motivos tales como la adquisición de medicamentos, productos sanitarios y otros bienes de primera necesidad; la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios y a centros de atención veterinaria por motivos de urgencia;  el de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales; el retorno al lugar de residencia habitual tras realizar algunas de las actividades previstas en este apartado o la asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables, así como la asistencia a la actividad lectiva presencial de los centros docentes.

Asimismo, a las 20:00 horas se procederá al cierre perimetral de cada una de las provincias de Castilla y León, y solo se autorizarán aquellos desplazamientos, adecuadamente justificados, que se produzcan por alguno de los motivos exceptuados.

En tercer lugar, se limita también la permanencia de grupos de personas en espacios públicos y privados a un número máximo de cuatro personas. En este sentido la Junta espera “reducir de manera muy significativa la movilidad e interacción social”.

Por otro lado, también se reducirá en toda Castilla y León el aforo para las reuniones, celebraciones y encuentros religiosos, de manera que no se supere un tercio de su aforo, con un máximo de 25 personas.

Estas medidas se revisarán cada 15 días para garantizar su adecuación a la evolución de la pandemia en la Comunidad.