Las Huelgas se convierte de nuevo en el epicentro de la festividad del Curpillos

El barrio de Las Huelgas volvía a engalanarse, un año, más, para celebrar una de las fiestas más populares y más queridas de la ciudad: El Curpillos. Precisamente el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle, destacaba la importancia que tiene esta fiesta para todos los burgaleses. Una festividad donde se entrelazan los actos religiosos y populares a partes iguales y que desplaza hasta la zona del Parral a una gran parte de la ciudad. Los actos han comenzado pasadas las 11:00 de la mañana, con el repique de las campanas del Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas, en cuyo interior las autoridades han podido asistir a la celebración de la Misa Pontifical, presidida por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, quien antes de la celebración ha manifestado estar encantado con esta celebración ya que supone la prolongación del Corpus. Con el habitual retraso ha dado comienzo la procesión del Curpillos con la presencia de autoridades civiles, religiosas y militares. Por último, hay que destacar la parte folclórica de la cita. Junto con la presencia de los Gigantillos, Gigantones y Danzantes de Burgos, que han deleitado a propios y extraños con sus tradicionales bailes, El grupo de Danzas de de María Ángeles Sáiz, ha hecho lo propio primero frente al monasterio para más tarde seguir con los bailes en el parque del Parral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here