Vox asegura que la Ordenanza «de chamizos» es incoherente

El concejal del grupo municipal de Vox, Fernando Martínez-Acitores, asegura que el proyecto de Ordenanza Municipal para la Regulación de locales menores de ocio, es decir, los chamizos, es «la ordenanza de la incoherencia». El de Vox insiste en que si lo que se quiere es que estos espacios de utilicen y no queden en deshuso con unas normas tan restrictivas se consigue precisamente lo contrario.

Martínez-Acitores insiste en que esta norma es tan estricta que «es casi innecesaria» ya que si el objetivo del gobierno local es prohibir los chamizos en la ciudad de Burgos lo debería decir abiertamente y no «hacer una prohibición total a través de la vía burocrática».

Desde Vox explican que se trata de una ordenanza que pide más requisitos que, por ejemplo, para proyectos de edificación ya que para la utilización de un chamizo se necesitaría una licencia de apertura, cuando en la construcción de edificios vale con una declaración responsable. Así, piden una norma más simple que se base en el código civil o en los estatutos de las zonas residenciales.

El proyecto de ordenanza también declara como necesario el registros del chamizo. Desde Vox se preguntan si esto existe para otro tipo de actividades como supermercados o droguerías; la respuesta es no. Además, si se vende o se alquila este local menor de ocio se debe avisar al Ayuntamiento. Martínez-Acitores asegura que es una exageración, al igual que lo es el deber de tener un seguro de 200.000 euros para utilizar estos locales.

Desde el grupo municipal de Vox insisten en que no se posicionan a favor de este proyecto de ordenanza y aseguran que ya han mantenido conversaciones con el concejal de Licencias, Julio Rodriguez-Vigíl, y le ha reconocido que «hay que darle una vuelta grande a la licencia».