UPA-COAG anticipa que la eliminación de las cuotas de producción impondrá la «Ley de la Selva» en el sector lácteo de la Comunidad

La alianza UPA-COAG denuncia que la eliminación de las cuotas de producción a partir del 1 de abril impondrá la “ley de la selva” en el sector lácteo.

En el nuevo escenario, la industria decidirá cuánto se produce, a qué precio, con qué parámetros de calidad y las zonas de recogida. “La eliminación de las cuotas erosiona aún más el poder de negociación de los productores. O vendes al mínimo precio y la cantidad que te marcan o no te recogen la leche. Y evidentemente, con precios por debajo de costes es firmar tu sentencia de muerte como ganadero”, denuncia nuestra organización. En la actual coyuntura, la industria no puede escudarse en la presión de las cadenas de distribución porque en los primeros meses del año se ha reducido un 10% la leche vendida al consumidor.

LA ALIANZA UPA-COAG ha venido alertando sobre las negativas consecuencias de la eliminación de cuotas para los ganaderos, que ya se están evidenciando en estos momentos. “De nada servirán las perspectivas de mercado internacional si nuestros ganaderos se ven obligados a cerrar sus granjas como consecuencia de la deslocalización que sufrirá el sector en beneficio de determinadas zonas y países del Centro y Norte de Europa, tal y como apunta la Comisión Europea en sus informes de impacto. La industria láctea, a través de su defensa de la eliminación de cuotas, lo única que busca es una leche más barata, aunque para ello se destruya una parte importante del sector productor español”.

En nuestro país, la aplicación del sistema de cuotas no se ha utilizado por los diferentes gobiernos para conseguir una adecuada estructuración del sector ganadero, tal y como han hecho otros miembros de la UE. De ahí, que cuando se nos plantean las organizaciones de productores (OP) como alternativa para afrontar este nuevo contexto con ciertas garantías, surjan grandes dificultades fruto de las políticas fallidas que se han aplicado.

A un día de la desaparición del sistema de cuotas (1 de abril), hay industrias que están presentando contratos a ganaderos con un precio base de 0,28-0,29€/l, muy alejados de los costes de producción medios de un litro de leche, 0,35€/l. Para cumplir con el nuevo Real Decreto, la táctica es la siguiente: se presentan ofertas de contratos a un año con un precio base extremadamente bajo. Si el ganadero lo rechaza, y renuncia voluntariamente a la duración que obliga la nueva normativa, la industria consigue su objetivo; no estar atada al productor durante ese tiempo. Si el ganadero acepta, la industria firma un contrato anual con un precio muy ventajoso para sus intereses y ruinoso para el productor.

Además, hay industrias que quieren limitar por contrato la producción de leche al ganadero, estableciendo cuotas de producción mensuales, en algunos casos un 10% por debajo de lo establecido hasta el momento ( y con penalizaciones por sobrepasamiento), al tiempo que están modificando de forma arbitraria los parámetros de calidad de la leche para enmascarar bajadas de precios.

Ante este escenario, LA ALIANZA UPA-COAG reclama al MAGRAMA que se refuerce el Plan de la AICA en coordinación con las Comunidades Autónomas, aumentado las inspecciones de oficio para vigilar que se cumplan al 100% las condiciones de contratación que recoge el Real Decreto lácteo.

Asimismo, la Consejería de Agricultura y Ganadería debe poner de inmediato en funcionamiento la figura del mediador, contemplado en la Ley Agraria de Castilla y León, y hacer valer sus competencias en materia de persecución de la venta a pérdidas y vigilancia de la calidad de la leche.