Universidad y alcohol, el plan de San Miguel para celebrar el aniversario de la UBU

Incentivar el consumo del alcohol sea donde sea, incluso en la Universidad de Burgos. Este parece ser el empecinamiento de la firma Mahou-San Miguel que, aprovechando el 25º aniversario de la Universidad de Burgos, convocó un concurso a sus estudiantes para diseñar la botella de una de sus bebidas alcohólicas.

Se vuelve a mezclar, sin sonrojo alguno, el consumo de alcohol y la actividad académica, con el aplauso cómplice del Rector Magnífico Manuel Pérez Mateos.

Es evidente que toda empresa tiene como finalidad vender sus productos. Pero la propia ley establece ciertos lugares donde la promoción del consumo de alcohol no es posible y su consumo está muy restringido, precisamente, como herramienta de control a una ingesta desproporcionada.

De hecho, la Ley de Prevención de Drogodependencia de la Junta de Castilla y León, en su artículo 20.1 sección d) señala que no está permitido que los mensajes publicitarios de bebidas alcohólicas se asocien a la realización, entre otras, a actividades educativas. Menos aún a éxito lo que nos obliga a recordar que para esta actividad se creó un concurso con premio y reconocimiento.

La ley prohíbe además la publicidad en centros docentes y educativos. Prohibición extensible por lógica al espacio virtual de la universidad, su página web, donde el UBU titula «La Juventud representada en La Botella de San Miguel».

Tal es la situación, que la alumna que resultó ganadora del concurso, Sofía Sanz, explicó durante la presentación lo difícil que le parecía unir los conceptos «universidad» y «cerveza». Y es que parece que los jóvenes tiene más sensatez que los adultos que han diseñado este concurso o que dirigen, por el momento, la propia Universidad de Burgos.

San Miguel sigue en su firme convicción de anunciarse dónde y cuándo sea. Ya lo hizo colocando un vagón de venta frente a la sección infantil de la Biblioteca Pública de Burgos, vulnerando la citada ley regional al instalar su promoción a menos de 100 metros de un colegio. Todo sea por asegurar entre los jóvenes al consumidor del mañana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here