Unión de esfuerzos para preservar el Santuario de San Pedro Regalado

La Junta de Castilla y León y los ayuntamientos de Aranda de Duero y Valladolid han aunado esfuerzos para preservar uno de los baluartes y signos de identidad de Castilla y León: la Iglesia Santuario de San Pedro Regalado, en La Aguilera, en Aranda de Duero. Las tres instituciones han acordado restaurar el edificio que abrirá sus puertas al público tras la realización de las obras que se licitarán en breve; previsiblemente, este verano. La inversión en la restauración de la Iglesia Santuario asciende a más de 270.000 euros. La restauración y la apertura del santuario permitirán la difusión y la promoción de este bien patrimonial y el fortalecimiento de la zona como destino turístico de Castilla y León. San Pedro Regalado es el patrón de Valladolid y La Aguilera, pedanía de Aranda de Duero, es el lugar en el que reposan los restos del santo. La Aguilera, pedanía de Aranda de Duero, cuenta entre sus edificios más singulares con el conjunto denominado Santuario y Convento de San Pedro Regalado que tiene su origen en una ermita erigida cerca del pueblo en el siglo XIV. El conjunto, denominado Domus Dei, fue fundado en 1404 sobre la edificación de la antigua ermita por Fray Pedro de Villacreces de la Orden Franciscana. El convento fue cuna de la reforma franciscana y religiosa en España y constituyó un polo de atracción espiritual del pueblo, de la nobleza y de la realeza. En este santuario vivió San Pedro Regalado, que fue superior de este convento en el que falleció el 30 de marzo de 1456 y donde se encuentra su capilla funeraria. Cada 13 de mayo, la ciudad de Valladolid celebra la festividad de San Pedro Regalado por ser ésta la fecha de traslado de sus restos al Camarín del Santuario en 1692, donde reposan actualmente. La figura de San Pedro Regalado convirtió a La Aguilera en centro de peregrinación popular, noble e incluso de miembros de la realeza como la reina Isabel la Católica. El convento está ocupado en estos momentos por las Clarisas de Lerma, convertidas en instituto religioso Iesu Communio, una nueva orden consagrada a la evangelización de los jóvenes. El edificio forma parte del patrimonio arquitectónico y cultural de Castilla y León y constituye una joya de la arquitectura patrimonial y elemento fundamental de difusión cultural de nuestra Comunidad. El estado actual del santuario impide su visita por lo que la Junta de Castilla y León y los ayuntamientos de Valladolid y Aranda de Duero han tomado la decisión de realizar las actuaciones oportunas y los esfuerzos necesarios para consolidar el edificio y permitir su apertura al público. Las tres administraciones han aunado esfuerzos para reforzar su colaboración con el fin de preservar uno de los símbolos de identidad de Castilla y León. La intervención conjunta en este proyecto pretende recuperar y conservar para las generaciones futuras un espacio patrimonial de primer orden así como su apertura al público promoviendo el turismo y la difusión de la riqueza patrimonial de Castilla y León en el conjunto de España. La Iglesia Santuario de San Pedro Regalado se abrirá al público tras la restauración La inversión en la restauración de la Iglesia Santuario asciende a más de 270.000 euros y está previsto que se liciten las obras este verano. El objetivo del proyecto es consolidar y rehabilitar el edificio para su apertura al público, pues el estado actual del santuario impide que pueda ser objeto de visitas. Mediante el acuerdo alcanzado, la Junta de Castilla y León ejecutará las obras y los ayuntamientos colaborarán en la correcta ejecución. El proyecto contempla la intervención en las cubiertas, las fachadas, los solados y renovación eléctrica. En las cubiertas, se renovará y recolocará la teja cerámica y se realizará un tratamiento preventivo de la madera y se colocarán nuevos canalones. En las cubiertas de pizarra y limas de zinc se revisarán y repondrán los elementos en mal estado. En lo que se refiere a las fachadas, se prevé restaurar especialmente las líneas de cornisa e impostas con limpiezas, cosidos y rejuntados. También se restaurarán la cantería en paños y zócalos y en el interior, se repararán zonas de pintura al temple, previo saneamiento y se descubrirán los frisos actuales de madera. En la capilla de la Gloria, se levantarán y repondrán con losas de piedra caliza mejorando la ventilación de la base. En la nave conventual y en la capilla barroca se repondrán los solados con tarima de madera de pino norte. Finalmente, se renovará el cuadro y circuitos eléctricos con colocación de focos nuevos y renovación de alumbrado de emergencia. También se establecerá un sistema de poleas de soporte para lámparas suspendidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here