Una clave de bóveda policromada, primer vestigio de la iglesia de San Román

San Román

Una clave de bóveda policromada se ha convertido en el primer vestigio de la iglesia de San Román de Burgos, uno de los primeros templos medievales edificados.

Se trata de un fragmento de piedra de más de 200 kilos de pesos con la imagen de un monje benidictino, previsiblemente San Román, lo que confirma no solo la ubicación de la iglesia sino también algunas de sus características internas.

La pieza se encuentra en mal estado de conservación debido a la voladora del templo y al haber permanecido sepultada por toneladas de tierra durante décadas, por lo que se la someterá a un proceso de restauración.

El alcalde, Javier Lacalle, acompañado de la arqueóloga enacargada de las excavaciones del templo, Fabiola Monzón, ha presentado el hallazgo y ha avanzado que continuarán los trabajos para concoer más sobre el templo.

En este sentido, ha anunciado una segunda fase de excavaciones y el estudio del conjunto de restos encontrados durante los trabajos que se han desarrollado en las laderas del Castillo en los últimos meses.

Aunque aún es pronto para determinar su ubicación definitiva, se barajan el Museo de Burgos de la calle Miranda y el Monasterio de San Juan como posibles emplazamientos.

La iglesia de San Román fue volada por los franceses durante la Guerra de la Independencia, lo que ha provocado que durante siglos el recuerdo de este templo se limitase a grabados y documentos históricos.

loading...