Un total de 39.384 personas esperan una operación en Castilla y León, un 6,8% más

Los datos alarmantes de las largas listas de espera en los hospitales de Castilla y león y su publicación a nivel nacional ha provocado que la Junta, a través de la Consejería de Sanidad,haya decidido tomar algunas medidas para reducir la espera quirúrgica .

A 31 de marzo, el número de pacientes en lista era de 39.384, con un incremento del 6,8 % con respecto al trimestre anterior. La demora media se situó en 111 días. Mientras, el comportamiento de los hospitales de Sacyl ha sido diverso: en cuatro se ha reducido la demora media; en otros tres disminuyó la lista de pacientes, y dos acumulan el 70 % del incremento de pacientes.

Las causas fundamentales de este aumento de la lista destaca que la supresión de la autoconcertación -las denominadas ‘peonadas’- y la importante reducción de la actividad quirúrgica concertada con centros privados sólo han sido compensadas parcialmente con el incremento de la actividad propia en los hospitales de Sacyl. El mayor rendimiento quirúrgico sólo ha podido absorber el 40 % de la actividad que se realizaba mediante autoconcertación y a través de conciertos con centros privados.

Para reconducir esta situación, la Junta ha anunciado varias iniciativas que se concretarán en los próximos días, en particular en los hospitales con peores datos, cuyo coste estimado asciende a los 12 millones de euros. Para ello se analizará la situación de cada centro, los procesos más prevalentes, la dotación de plantillas y las posibilidades de mejora, priorizando siempre las soluciones con recursos públicos.

Entre estas medidas hay que resaltar, en primer lugar, la creación en todos los hospitales de una comisión con la participación de los responsables de los servicios quirúrgicos para evaluar la situación y adoptar medidas de mejora.

Asimismo, se busca una mejora del rendimiento quirúrgico. Para ello se aplicarán medidas con el fin de incrementar la cirugía mayor ambulatoria, de adecuar cada tipo de intervención, de aumentar la utilización de tiempo quirúrgico y de reducir las suspensiones de intervenciones.

En tercer lugar, se reforzarán las plantillas de los servicios quirúrgicos y de anestesia con la contratación de nuevos profesionales, y también se reactivarán algunos conciertos con centros privados.

Finalmente, se realizarán diversas propuestas a las sociedades científicas para el establecimiento de criterios de priorización de las listas en función de criterios clínicos en las patologías más prevalentes.

loading...