ARCHIVADO EN

Un nacionalista catalán para el banquillo del San Pablo

"Viviendo tantos años fuera de Catalunya, me he dado cuenta de que estamos maltratados"

Maldonado posa con la bandera independentista catalana en su etapa en el Joventut
Maldonado posa con la bandera independentista catalana en su etapa en el Joventut

Salva Maldonado es el entrenador elegido por el San Pablo Burgos para sustituir a Tabak, después de dos largas semanas de espera para la hinchada burgalesa. El veterano entrenador, de 62 años, no ha ocultado en ningún momento sus preferencias políticas, de hecho en unas declaraciones a Radio Marca en 2019 , Salva Maldonado, daba su opinión respecto al «Proces», «nací en Barcelona y he ido por trabajo por muchos sitios de España. Sentimiento español no he tenido nunca. Los últimos años me han hecho ir tomando partido sobre situaciones, me siento mucho más catalán». Y en el Periódico comentaba, «no era independentista. Mis abuelos son andaluces y yo soy de Sant Adrià del Besòs, y fui castellanohablante hasta los 17 años, pero con el paso de los años me he convertido en independentista por una cuestión de justicia. Viviendo tantos años fuera de Catalunya, me he dado cuenta de que estamos maltratados», afirma el técnico, al que desde el Hereda San Pablo Burgos, le quieren , «desear toda la suerte del mundo, en esta nueva etapa de su carrera como entrenador»; a pesar de aterrizar en una tierra que según sus propios comentarios «maltrata» a Cataluña.

El nuevo inquilino del banquillo del Coliseum, tiene una dilatada experiencia, y vuelve a los banquillos después de tres años, su último destino estuvo en Gran Canaria, equipo del que fue despedido en diciembre de 2018.

El entrenador catalán cuenta con una amplia trayectoria en la competición de acb, donde ha acumulado 14 temporadas y más de 600 partidos de experiencia. Maldonado comenzó su carrera como técnico dirigiendo a equipos de categorías inferiores, hasta dar el salto al primer nivel como ayudante de Pedro Martínez en TDK Manresa (1991-94). Tras este periodo, el catalán pasó a ser el primer entrenador del conjunto manresano, en el que continuó hasta 1997. Después dirigiría al Caja San Fernando y al TAU Cerámica en acb antes de comenzar una etapa en LEB Oro, donde volvió a Manresa y pasó por Orense y Tarragona.

La vuelta a la principal competición del baloncesto nacional llegó con Gran Canaria en el año 2005, donde cumplió cuatro campañas antes de trasladarse a Fuenlabrada. Posteriormente, ocupó la dirección de banquillo durante varios años en Joventut y Estudiantes, su último destino, como hemos comentado fue en Canarias. También ha sido seleccionador catalán de baloncesto.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS