Un escritorio del siglo XVII pieza del mes en el Museo de Burgos

Este mueble, elaborado en madera, hierro y hueso, está decorado con detalles policromados y dorados

Escritoriopapelerapolicromado

El Museo de Burgos, elige cada mes una pieza artística que destaca, y sobre la que desvela su origen e historia. En abril, el elemento seleccionado es un escritorio del siglo XVII tallado en madera y hierro y con detalles en hueso, además de poseer decoraciones en dorado y diferentes policromías.

Se trata de una pieza valiosa pieza de 152 centímetros de alto, 109 de ancho y 42 centímetros de profundidad. El origen de este modelo se ubica en Salamanca, que en su tiempo fue uno de los principales núcleos de fabricación de este tipo de mobiliario decorativo y vistoso.

Está fabricado con tablones lisos de nogal, sobre los que destacan herrajes decorados. La pieza consta de varias puertas y cajones tallados y decorados con distintas policromías o en color dorado. Sin embargo, mientras el área exterior del mueble es relativamente austero, el interior del elemento está ricamente decorado y adornado. La superficie interior está cubierta de decoración tallada y dorada y cuenta con multitud de gavetas y puertecillas que forman una estructura de columnas y relieves. La pieza combina madera y hueso esculpidos, además de añadir detalles en dorado y policromado. Esta abundancia de color y elementos decorativos de la pieza demuestra que la obra es un modelo típicamente barroco.