UCCL urge medidas ante una previsible saturación de los almacenes de productos agrarios

Patatas

Desde la Unión de Campesinos de Castilla y León hacen un llamamiento a las administración públicas ante la necesidad de habilitar medidas cuanto antes que ayuden a paliar un problema en el almacenamiento de diferentes sectores agroalimentarios.

Lo que piden son medidas de gestión de mercado. La más rápida sería la inyección de ayudas al almacenamiento privado. Una medida que podría ser inmediata si Europa lo considera, por lo que instan a la Consejería de Castilla y León y al propio Ministerio para dinamizarlo.

El siguiente escalón, sería que la administración pública actuase con sus propios fondos para mantenerlo. Plantean la posibilidad de tener que tirar el producto si no se resuelve la solución y que, paradójicamente, llegase un tiempo futuro en que estos alimentos sean necesarios.

El lechazo y el cochinillo son los dos sectores que más problemas están sufriendo y el almacenamiento existente tiene capacidad para pocas semanas.

Por ello pide que se habiliten mecanismos en no más de diez días por si fuera necesario «tener que tirar de ellos».

A mayores, se ha pedido ya que se incentive la compra de productos de Tierra de Sabor por hospitales, ejército y otros colectivos, si bien es cierto que solo se puede instar pero no obligar a su consumo.

Por último plantean incentivar una menor producción, ya que en la situación actual no se va a poder absorver toda la producción. Es necesario reducirla y, para ello, es imperativo que la Administración incentive esa frenada.

Por otro lado, piden una PAC nueva, con una nueva estructura adaptada a los nuevos tiempos. En España hay un 65% de perceptores que viven de otra cosa.
Instan a la Junta de una definición de quién puede y quien no acceder a la PAC así como comenzar ya en la «nueva arquitectura» de la PAC con vistas al año 2022. Recuerdan desde la Unión de Campesinos de Castilla y León que el reparto de la PAC se basa en datos recopilados en el año 2001.