Turno de oficio: Febrero y aún sin cobrar tras la maniobra del decano

Guillermo Plaza Ilustre Colegio de Abogados de Burgos (Diciembre 2020)

Los abogados del turno de oficio de Burgos siguen sin cobrar sus honorarios por la prestación de asistencia jurídica en los últimos meses de 2019, según han confirmado a Canal 54 letrados en esta situación. Una situación a la que se han visto arrastrados los abogados, únicamente de Burgos, por la maniobra que protagonizó su decano, Guillermo Plaza.

El problema ya no solo radica en el dinero que se les adeuda sino, tal y como han indicado, en el nuevo modelo del Ministerio de Justicia para el desarrollo de este trabajo de oficio. Una situación que, según han dicho, les ha llevado a estar «indefensos» ante lo que está ocurriendo.

Los cambios ministeriales aplicados, y a todas luces lógicos en su fondo, implican que un abogado del turno de oficio, cuando se le reclame, tenga que acudir a prestar asistencia a una persona y, mientras tanto, se pone en marcha un engranaje burocrático para determinar si esa persona realmente puede acogerse a este servicio gratuito.

El análisis de la situación puede llevar semanas o meses, con lo que se puede dar la circunstancia de que a mitad de un proceso o concluyendo este, se informe al letrado de que su defendido no puede ampararse en el turno de oficio por sus condiciones económicas, por lo que ese servicio, en la mayor parte de los casos, se queda sin cobrar.

A ello, hay que añadir que el nuevo modelo del Ministerio implica una justificación por parte del abogado del turno de oficio en base a la ficha de solicitud de justicia gratuita de su defendido. Un requerimiento que, por las condiciones de muchos de esos defendidos, no se cumplimenta debidamente o ni siquiera existe, lo que también implica que el servicio nunca llegue a cobrarse. En estos extremos se pueden situar, por ejemplo, defendidos sin un domicilio fijo, personas sin hogar o personas en situación irregular en el país.

Pese a las reclamaciones de los letrados, hay que señalar que los cambios exigidos por el Ministerio de Justicia en el turno de oficio han convertido al Colegio de Abogados de Burgos en el único que no ha cobrado el importe correspondiente a los últimos meses de 2019.

Una situación que se achaca, esencialmente, a la gestión que del asunto ha realizado el decano del mismo, Guillermo Plaza, que fue incapaz de cumplir con el envío de las certificaciones requeridas por el Ministerio.

Plaza remitió a Justicia otra documentación que él defendió como la idónea, pese a las advertencias y lo que estaba sucediendo en otros colegios oficiales, lo que hizo que más de 300 abogados del turno de oficio no cobrasen sus honorarios por los servicios de asistencia prestados.

La conducta y gestión de Guillermo Plaza con este grave caso, no ha hecho más que corroborar su incompetencia para el cargo que ocupa.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS