Transparencia: Es hora de que la Policía Local haga público parte de su trabajo, pero de verdad

policia local

El Ayuntamiento de Burgos está lejos de ser considerada una administración transparente. Pero dentro de la Institución, hay áreas donde la transparencia, sencillamente, ni se plantea.

Es el caso de la Policía Local, que enmascara como «seguridad» la opacidad que la rodea.

Es imposible conocer qué hace la Policía Local, más allá de unos tíbios y cocinados datos que se arrojan, una vez al año, y que en un alarde de imaginación llaman «Memoria Anual de la Policía Local». Esa memoria es una suerte de desglose de denuncias y actuaciones, juntas y que, si uno las suma, en ocasiones no salen ni 2 al día por categoría.

Desde luego, saber que en 2022 se realizaron 324 atestados por delitos contra la seguridad vial o 64 intervenciones en chamizos, no es dar mucha información al respecto.

Va siendo hora de que la Policía, al igual que el resto de las áreas, deglose sus actuaciones, semana a semana o mes a mes, excepcionando, como no puede ser de otra forma, aquellas que deban considerarse de manera puntual como protegidas.

¿Porqué? Porque no es de recibo que los burgaleses llamen al 092 o al 112 pidiendo la presencia de la Policía Local y esta llegue tarde o no llegue. No es de recibo, salvo que la tarea de los agentes esté plenamente justificada en otros menesteres. Y, permítansos que dichos menesteres los juzguemos los ciudadanos y no los mandos policiales o los políticos.

Es cierto que, de vez en cuando, la Policía Local aporta datos sobre actuaciones durante el fin de semana, pero en casos muy concretos, como violencia de género, robos o controles de alcoholemia.

En 2010, el Cuerpo de Bomberos de Burgos, con Gema Conde a la cabeza, dieron un ejemplo de cómo un servicio municipal debe hacer una memoria anual. Si bien es cierto que no especificaron el 100% de sus actuaciones, destacaron una gran cantidad de servicios realizados durante dicha anualidad, aportando fecha, hora, duración del servicio, calle, vehículos y materiales utilizados y una descripción del trabajo realizado.

Una fórmula que se puede importar a la Policía Local, evidentemente salvaguardando datos que puedieran poner en riesgo la seguridad, tanto de los agentes como de los ciudadanos.

Pero saber el tiempo empleado por las patrullas en distintos operativos no supondría problema de seguridad alguno. Explicar que 3 patrullas actuaron a las 4 de la mañana en una pelea y que les llevó media hora, no implica problema alguno, sobre todo porque esto se haría público a través de la web del Ayuntamiento a toro pasado.

El desglose haría imposible saber, por ejemplo, el número de policías que trabajan en cada turno o el número de vehículos que están de servicio simultáneamente por horas, que son datos reservados, por cuestiones de seguridad.

Sin embargo, los ciudadanos tendríamos un control mucho más exahustivo del trabajo de nuestros agentes, y posiblemente seríamos más empáticos a la hora de entender porqué se tarda un tiempo y no otro en atender una llamada. Además, conviene recordar que, cuando no se quiere ser transparente es porque algo se quiere ocultar.

OTRAS NOTICIAS