Sexto año de operación conjunta de la Guardia Civil de Tráfico y GNR de Portugal para intensificar el apoyo a los conductores lusos

Operación Safe Holidays

Con motivo de la operación «Roadpol Safe Holidays», componentes de la Guarda Nacional Republicana (GNR) han prestado servicio conjunto con miembros del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos, durante el fin de semana del 25 y el 27 de agosto.

Tres miembros de la GNR, una Sargento, un Cabo, y un Guardinha de Tránsito (tráfico), se desplazaron hasta Burgos para trabajar conjuntamente con los guardias civiles de tráfico en la red principal de carreteras de la provincia burgalesa, con el objetivo de apoyar en materia de seguridad vial.

En estas fechas, un gran número de conductores de origen portugués toma el volante, por lo que la participación y presencia del GNR en nuestras carreteras aporta un valor añadido y favorece una conducción más segura.

Este 2023 ha tenido lugar la sexta edición de la colaboración. Se ha organizado con carácter anual desde 2017, a excepción del 2020, por la situación de emergencia sanitaria del COVID-19. En anteriores ediciones la participación de GNR ha sido valorada muy positivamente por la Guardia Civil, así como los propios ciudadanos portugueses, algunos de ellos sorprendidos ante la presencia de los agentes.

En el marco del operativo desarrollado el año pasado, la colaboración policial se plasmó en la investigación de un conductor portugués de 38 años de edad, como presunto autor de los delitos de falsedad documental -por presentar un carné falso- y contra la seguridad vial, por conducción de vehículo a motor sin haber obtenido nunca antes una autorización válida.

Una patrulla de la Guardia Civil de Burgos paraba un vehículo en tránsito por la provincia, con placas de matrícula francesa, si bien su conductor se identificó con un permiso de conducción portugués. El documento a simple vista no levantaba sospechas sobre su autenticidad, aunque un estudio más exhaustivo hizo desconfiar a los agentes, que finalmente verificaron que era falso y que pertenecía a otro compatriota luso.

Con la colaboración de la Guardia Nacional Republicana (GNR) de Portugal que apoyaban en el control se verificó tal vicisitud y además se comprobó que el conductor nunca antes había obtenido una autorización válida para conducir, en ese ni en ningún otro país, por lo que carecía de ella.

OTRAS NOTICIAS