San Pablo vuelve a jugar contra Tenerife

El Hereda San Pablo Burgos recibe al cuadro canario en jornada de Liga Endesa este jueves

Foto: SPB-Borja B. Hojas
Foto: SPB-Borja B. Hojas

Será la quinta ocasión en esta temporada en la que castellanos y canarios crucen sus caminos. El Hereda San Pablo Burgos recibe al Lenovo Tenerife en jornada de Liga Endesa este jueves, a las 20:30 horas, en el Coliseum.

Ambos equipos se conocen sobradamente, el último choque entre ambos se disputó este martes, con derrota de los burgaleses (89-60) en partido de la Basketball Champions League (BCL). La estadística beneficia a los tinerfeños que han ganado tres de los cuatro enfrentamientos directos, el de la primera vuelta de la temporada acb, en Copa del Rey, y el del martes.

Los azulones afrontarán este partido con la intención de cambiar las sensaciones que les dejó el choque europeo, en el que encajaron una contundente derrota (89-60). El entrenador ha apuntado en la previa: “Somos conscientes de que tenemos que hacer un partido muy diferente al que jugamos en Tenerife”.

El equipo burgalés podrá volver a contar con dos piezas muy importantes, que por lesión no jugaron en Tenerife, Vitor Benite y Xavi Rabaseda. “Estamos en disposición de jugar con los que fuimos a Tenerife y esperemos que los dos compañeros que se quedaron aquí también puedan participar en el partido”, ha señalado Peñarroya.

Cada uno de los componentes de la plantilla será necesario para hacer frente a estas semanas de competición, con un ritmo de tres encuentros a la semana. “Vamos a necesitar de todos para llevar este mes de abril”, ha recalcado el técnico, que ha hablado en positivo de la reentrada a la dinámica de Miquel Salvó y de Omar Cook. Previsiblemente, el entrenador catalán podrá disponer de todos ellos para jugar el partido de alto nivel de este jueves.

El rival llega como tercer clasificado, gracias a un excepcional balance de 21 victorias y 5 derrotas, que ya les ha clasificado matemáticamente para disputar el Playoff por el título liguero. En la temporada doméstica, el partido que enfrentó a canarios y castellanos en la primera vuelta se saldó con victoria tinerfeña (85-79).