San Pablo pierde su primera oportunidad de entrar en la final

Este jueves, ante el mismo rival, tendrá una nueva oportunidad

Foto:  SPB-Borja B. Hojas
Foto: SPB-Borja B. Hojas

El Hereda San Pablo Burgos tendrá que seguir peleando por la clasificación para la Final 8 de la Basketball Champions League (BCL). Igokea se impuso (77-75) en el primero de los dos asaltos de la semana en el parqué del Coliseum en un partido en el que el cuadro dirigido por Joan Peñarroya tuvo dificultades para encontrar su ritmo de juego. Sin apenas tiempo para el descanso, los castellanos afrontarán el segundo enfrentamiento ante los bosnios este jueves.

Comenzaba bien el Hereda San Pablo Burgos, que abría el partido con un 0-5 de parcial. Igokea se recuperaba y volvía a equilibrar la contienda en un primer cuarto en el que cada vez que los de Joan Peñarroya ponían varios puntos de renta, los de Dragan Bajić conseguían igualar el duelo (16-16). Un nuevo parcial favorable a los castellanos ponía el final al periodo inicial (16-21).

Volvían a adelantarse los burgaleses (19-23), pero se encontraban con una peleona versión del cuadro bosnio, que lograba hacerse con las riendas del choque (26-25). Trataba de agitar a los suyos el entrenador del Hereda San Pablo Burgos en el tiempo muerto cercano al descanso. Pese a todo, Igokea mandaba en el electrónico al término del segundo cuarto (36-33).

Regresaban de vestuarios con ganas de cambiar sus sensaciones en pista los burgaleses (36-39). En el intercambio de canastas, la contienda se mantenía con igualada (43-44). Los puntos de Jasiel Rivero llevaban a cuatro la renta visitante (45-49). Los de Peñarroya no terminaban de cuajar buenos ataques y encadenaban alguna que otra pérdida que le permitía a Igokea sumar un parcial de 6-0 (51-49). Vitor Benite intentaba cambiar el ritmo de los castellanos, que volvían a equilibrar el encuentro (53-53). No obstante, se alcanzaba el final del tercer periodo con cuatro arriba para los locales (57-53).

Nuevamente, el Hereda San Pablo Burgos llevaba el empate al marcador (60-60), con un sobresaliente Alex Renfroe en tareas de asistencia (62-64). Sin embargo, el pobre porcentaje exterior (con 4 aciertos de 25 intentos en este punto) castigaba a los burgaleses, que veían cómo Igokea se aprovechaba del trabajo de Anthony Clemmons para volver a poner distancia (70-67). Los puntos de Rivero y un triple de Thad McFadden daban vida a los castellanos a falta de nueve segundos para el final (75-75). Una nueva canasta de Clemmons le otorgaba medio partido a Igokea (77-75). La última acción ofensiva de los burgaleses lograba llevar a la línea de tiros libres a Rivero, que marraba el primer lanzamiento y tiraba el segundo a fallar en busca de la épica. No pudo ser esta vez y fue Igokea quien se hizo con el triunfo al final del choque (77-75).

El equipo burgalés disputará su próximo partido de Basketball Champions League ante Igokea, este jueves 1 de abril, desde las 18:30 horas, en el Coliseum.