Salvador de Foronda señala la restricción de acceso a personas al casco histórico

63340

El alcalde en funciones de Burgos, Salvador de Foronda ha realizado unas polémicas declaraciones sobre quienes pueden o no acceder al centro peatonal de la ciudad. Y lo ha hecho para justificar el uso de las cámaras de videovigilancia en los accesos peatonales. Según De Foronda, las cámaras están colocadas porque «puede que los vehículos estén autorizados para entrar pero las personas no».El alcalde en funciones y concejal de seguridad ciudadana señala así que se restringirá el acceso de personas al casco histórico de la ciudad.

Puede que a De Foronda el cargo de alcalde en funciones, este cargo que en verano puede ocupar cualquiera, se le haya subido un poco a la cabeza y el subconsciente le haya jugado una mala pasada. Hasta la fecha, las cámaras de vídeovigilancia cumplían la función de corroborar la  matrícula del vehículo, así como servir de testigo sobre si el acceso de coches se producía con el semáforo abierto o cerrado.De Foronda asegura que los bolardos no se van a retirar, ni ahora ni en el nuevo pliego de condiciones para el concurso que el Ayuntamiento de Burgos va a publicar en breve. Claro que, esto lo decía la misma persona que, segundos después, afirmaba lo del acceso restringido de peatones al centro histórico. Quizás por ello, el alcalde en funciones ha preferido que sea Gema Conde quien aclare la situación de los bolardos.

Salvador de Foronda no ha sabido concretar los puntos de la ciudad en los que está restringido el acceso de vehículos a través de bolardos. Tampoco ha profundizado en la manera en la que va a restringir o autorizar a los peatones el acceso a las zonas peatonales, siempre y cuando sus declaraciones a este respecto sean verdad y no una locura propia del calor o del sillón de alcalde.