Sacrificio sin victoria

San Pablo Burgos_Estudiantes_opt

Lleno absoluto en el Coliseum Burgos para disfrutar de la segunda jornada de la Liga Endesa en casa, esta vez contra el Movistar Estudiantes. Los pronósticos acertaron, se trataba de un partido difícil, y el San Pablo Burgos ha vuelto a caer derrotado por más diferencia de la que se vio sobre el parquet.

El técnico burgalés Diego Epifanio ‘Epi’ ya lo apuntaba en la previa, el objetivo era competir, porque la victoria se antojaba complicada. Los madrileños lo pusieron difícil desde el minuto uno, con una intensidad en los dos lados de la pista que sorprendió a los locales. Sin embargo, pronto se remangaron los locales y se pusieron por delante (12-11). Pero en esta competición las cosas pasan muy rápido y dos despistes consecutivos castigaron a los burgaleses que cerraron el primer periodo a remolque (18-25).Trataron de poner remediarlo y reducir distancias en el inicio del segundo periodo, pero a pesar del incremento de la intensidad del San Pablo, el Movistar conseguía seguir dominando el marcador. El castigo en los rebotes ofensivos generaba segundas acciones que los madrileños trasformaban, incluso, con facilidad (31-40). Fue el momento en el que los locales tocaron fondo. A partir de ahí, un parcial de 7-0 aproximó mucho a un San Pablo que estaba averiguando cómo castigar a su rival. Pero, nuevamente, alguna decisión arbitral dudosa cayó en contra de los burgaleses y le costó la expulsión a Javi Vega, después de haber cometido dos faltas antideportivas. Así las cosas, el partido se fue al descanso con un marcador de 39-46.Tras el paso por vestuarios y con mucho todavía por jugarse, ambos equipos ajustaron al milímetro sus defensas, con el objetivo de marcar diferencias en un momento crucial del partido. Todo lo que les salía bien a los de casa se desdibujaba en la siguiente acción (45-55). ‘Epi’ paró el partido y los suyos mejoraron sus prestaciones, con un parcial de 4-0 que volvía a meter de lleno al San Pablo en el encuentro (49-55). Con mucho sufrimiento, el San Pablo consiguió que llegasen al final del tercer periodo a nueve puntos del Movistar Estudiantes (55-64).

Intensidad máxima en el segundo cuarto, para tratar de quemar las últimas naves. El cuadro local se puso de nuevo a seis puntos (63-69) y la afición se dejó el alma, tal y como se pedía en la previa del partido, para tratar de dar la vuelta al marcador. La defensa en zona de los de casa estaba dejando sin ideas a un Estudiantes que volvió a aprovechar las pocas ocasiones que les otorgaba(63-75). Ese parcial de 0-6 terminó por condenar a los burgaleses, aunque no ahorraron una sola gota de sudor en los minutos finales.

La próxima jornada se disputará el sábado 21 de octubre a las 20.00 horas ante el Monbús Obradoiro.

OTRAS NOTICIAS