Rescindir el contrato de la Zona de Bajas Emisiones podría alcanzar los 700.000 euros

Rescindir el contrato de la Zona de Bajas Emisiones con la empresa Etralux podría costar unos 700.000 euros. Esta es, al menos, la cifra que ha lanzado, este lunes, el concejal de Movilidad, José Antonio López, tras la sentencia que anula el procedimiento por el que se realizó este contrato durante el mandato pasado. Una cifra que no sale de la nada. Según el edil, este tipo de operaciones suelen saldarse cerca del 20% del contrato que debe resolverse. En este caso, hablamos de un contrato con Etralux de 3.500.000 de euros.

Con independencia de que el Equipo de Gobierno opte por iniciar todo el procedimiento desde cero, esos 700.000 euros habrá que abonarlos, sí o sí, gracias a las prisas y los atajos que el anterior Equipo de Gobierno, el de Daniel de la Rosa, tomó para sacar adelante la Zona de Bajas Emisiones.

Durante todo el procedimiento, pese a las críticas que veían desde muchos ángulos, los de De la Rosa se escudaban en los tiempos marcados por el Gobierno para implementar la citada Zona de Bajas Emisiones. Se veía venir que la cosa no pintaba bien cuando el juzgado paralizó cautelarmente la ejecución de dicho contrato. Y es que, antes incluso de tener aprobada una Ordenanza, que es la norma base que debe regular esta Zona de Bajas Emisiones, De la Rosa quería poner ya los dispositivos técnicos para el control de accesos.

Ahora, los bolsillos de los burgaleses deben prepararse para desprenderse de una cantidad que podría rondar los 700.000 euros. El concejal de movilidad asegura que el Equipo de Gobierno se encuentra ya negociando con la empresa para rebajar esta cuantía.

OTRAS NOTICIAS