Repoblación de halcón peregrino para controlar la masificación palomas

El concejal de medioambiente, Josué Temiño, ha confirmado que a partir de este otoño se instalarán cajas-nido para la introducción y reproducción del halcón peregrino en la ciudad.

Este proyecto, llamado Brookei, tiene como objetivo la repoblación de este ave y además controlar la sobrepoblación de palomas. El vocal de la sección de Águilas de la Asociación Bonelli, Carlos Gutiérrez, ha insistido en que además este plan tiene tres vertientes: la ecológica; ya que la muerte de las palomas dará vida a los halcones, la patrimonial, ya que, según él, que un pájaro de esta características vuele por el cielo burgalés da más valor cultural a la ciudad y la educativa, ya que se pretende que tanto niños como mayores sean partícipes de la instalación y reproducción de estas a ves. Para ello se instalarán webcams en las cajas-nido para poder ver cuál es la evolución de estos animales y además se podrá elegir el nombre de los polluelos.

El vocal de la sección de Halcones, Carlos Gutiérrez, de esta misma asociación, ha querido dejar claro que es un proyecto a medio-largo plazo ya que no desaparecerá la sobrepoblación de palomas inmediatamente y ha querido subrayar que este proyecto no tiene la intención de hacer desaparecer a estos animales, simplemente regular el número de especies.

Gutiérrez, por otro lado, ha asegurado que la población de halcones peregrinos ha disminuído mucho en los últimos años, sobre todo a partir de 2017 y que este proyecto es una forma de recuperar esta especie.