Ratas en El Plantío

Los propietarios del Burgos CF quieren más dinero público para sus fines

Estado en que quedó "La Corrala" tras las obras en El Plantío
Estado en que quedó "La Corrala" tras las obras en El Plantío

Los responsables de la empresa privada (Yucon) propietaria del Burgos CF SAD, y presidida por Rodrigo Santidrián utilizan día tras día «la amenaza y el chantaje» hacia el Ayuntamiento de Burgos con al intención de conseguir que sean todos los burgaleses mediante el dinero público, quienes les paguen una serie de gastos propios de su actividad empresarial que, por tanto, sólo a ellos corresponde pagar.

Bajo la apariencia de ser grandes empresarios de esta ciudad, Rodrigo Satidrian (expropietario de Ambulancias Rodrigo), Nacho San Millán (Asercomex), Julián Alonso (Grupo Julian automocion) y Miguel Angel Benavente (Presidente de FAE y Kataforesis), lo único que pretenden con estas noticias es seguir engordando sus cuentas a costa del dinero público de todos los burgaleses.

Y por si acaso quedan dudas, podemos comprobar las continuas amenazas que se realizan desde los responsables del Consejo de Administración del Burgos CF SAD, hacia el Ayuntamiento en el sentido de exigir que se les realicen y abonen una serie de obras dentro de un Estadio.

Estadio al que por propia voluntad licitaron para su concesión

Conviene tener presente que el Ayuntamiento de Burgos otorgó el uso en exclusiva al Burgos CF primero, y luego al Burgos CF SAD posteriormente, del Estadio Municipal de El Plantío, (en total los últimos 20 años) por lo que hemos de entender, que  los «superempresarios de Burgos» conocían sobradamente el estado (bueno, regular o malo) en que se encontraba la instalación municipal cuando licitaron para su concesión.

Por eso, tanto si lo que había dentro eran ratas o una mina de diamantes, dicha situación era perfectamente conocida por Rodrigo Santidrián y sus compañeros de viaje, por lo que no tiene ningún sentido todas las reivindicaciones que en este sentido realizan.

Si quieren abandonar la concesión del Estadio, cojan papel y boli y lo digan por escrito y debidamente registrado, pero dejen de comportarse como unos auténticos «mafiosos», buscando engordar sus propias economías con el dinero de todos.

Y por supuesto, dejen de utilizar las ilusiones de miles de burgaleses con el fútbol para pedir subvenciones millonarias y buscar equilibrar un patrimonio, que sin la concesión del Estadio Municipal posiblemente les obligaría a «cerrar el chiringuito».