Que los plazos legales no arruinen a Daniel de la Rosa su Navidad pre-electoral

Elemento luminoso Navidad iluminación luces

El Equipo de Gobierno de Daniel de la Rosa tiene su ritmo, el suyo y el de nadie más y no está dispuesto a que nada ni nadie le marque otro. No es ya la oposición la que debiera marcarlo; ni los ciudadanos, que parecemos actores segundarios en la película de su «reinado». Tampoco alteran sus ritmos las fechas en el calendario, ni mucho menos van a venir ahora los plazos administrativos a estropear la fiesta, la última gran fiesta antes de las elecciones.

Daniel de la Rosa ha autorizado ya el montaje de los cuatro elementos de gran formato cuyo contrato se adjudicó el pasado jueves 1 de diciembre y que deberían contar, al menos, con 15 días hábiles antes del inicio de su ejecución. Nada nuevo y nada pasa.

La Navidad es esa cosa que ha vuelto a pillar por sorpresa al Equipo de Gobierno o, tal vez, es que Daniel de la Rosa empieza a preparar la Navidad cuando él quiere. A ver si va a venir ahora el calendario a decir que todos los años empieza en la misma fecha. Solo esa cabezonería explicaría que los fuegos artificiales de las fiestas de San Pedro le pillasen con el mismo despiste, o los espectáculos de la Noche Blanca. El alcaldísimo de Burgos por la gracia de Dios no se pliega ni a las concienzudas fechas de un calendario. ¡Faltaría más!

Lo dicho, el alcalde cumple con la palabra pública dada por su concejal de festejos, Blanca Carpintero, y este viernes 9 de diciembre, con una semana de retraso sobre lo habitual, se prenderán los cuatro elementos. Lo importante, ya se sabe: cientos de miles de burgaleses han disfrutado, bla bla bla… La oposición no quiere que la gente disfrute de la Navidad, bla bla bla Somos los mejores, bla bla bla ¿Qué más dan las formas? En el imperio De la Rosa, el fin siempre justifica los medios.

OTRAS NOTICIAS