¿Qué hacer si te encuentras una víbora mientras paseas por un parque?

Víbora-policia-local

La actuación de la Policía Local, retirando una víbora de Fuentes Blancas, y las noticias sobre la atención hospitalaria en Burgos a 5 personas por mordedura de vívora han puesto en alerta a algunos ciudadanos.

El pasado jueves, a través del programa de participación de Canal 54, Repaso a Burgos, alguna espectadora se interesaba por los riesgos y, sobre todo, por conocer qué debe hacerse en caso de que nos pique una víbora.

Ante todo es importante acudir al médico para detectar posibles venenos, utilizar antídotos si se da el caso y descartar males mayores. Los espertos recomiendan no intentar perserguir al animal, ni para fotografiarlo ni para cazarlo. Es habitual que exista una reacción a la mordedura más que al veneno, pero en cualquier caso, la visita al médico es necesaria.

Y es que, el tipo de víboras que podemos encontrarnos en Burgos suelen atacar cuando se sienten en peligro.

En España, se cifran entre los 100 y los 150 ingresos por mordeduras de este tipo, aunque seguramente sean muchas más las mordeduras que, tras una visita a urgencias, se resuelven sin más.

Las especies que pueden encontrar en nuestro país, y de manera más concreta en nuestra provincia, suelen hibernar, por lo que en los meses calurosos, entre mayo y agosto, es cuando más incidencia suele existir, aunque entre marzo y octubre estarían activas.

Y contrariamente a lo que se piensa, el ataque de estas especies suele producirse a las extremidades superiores, es decir, a las manos y en el entorno de la primera comisura.

Para evitar este tipo de accidentes, es recomendable no transitar por zonas con excesiva maleza o hierbas altas donde no se vea el suelo que se pisa. Tampoco conviene meter las manos o los pies en agujeros. La precaución debe existir también en las inmediaciones del río, sobre todo al cruzarlo o meterse dentro. Hay que tener en cuenta que algunas especies de víboras suben a los árboles, así que también es importante prestar atención a las ramas bajas y, si se pretende trepar a alguno, vigilarlo.

En caso de toparnos con un animal de este tipo, es mucho mejor no intentar interactuar, ni atacarlo con un palo ni, mucho menos, tratar de hacer una foto chula para nuestras redes sociales. Eso sí, una llamada a la Policía Local para que esté atenta o la retire, como ocurrió este pasado fin de semana, sería una buena opción.

OTRAS NOTICIAS