El proyecto “Ícaro-Alcochol” ofrecerá apoyo a padres de menores atendidos en urgencias por consumo de alcohol

Ayuntamiento de Burgos

La Junta pone en marcha el proyecto ‘Ícaro-Alcohol’ para proporcionar nuevos apoyos a los padres de los menores atendidos en urgencias por consumo de alcohol.

Este proyecto pondrá a disposición de los menores, de los jóvenes y de sus familias, un equipo de profesionales de referencia en prevención que evaluarán con ellos los problemas que puedan rodear esa situación de abuso de alcohol que les ha llevado hasta allí y les canalizarán, con el consentimiento de la familia, a la mejor opción de prevención disponible según su nivel de riesgo. Además, lo hará directamente cuando llegan a los servicios de urgencias o emergencias por problemas con el consumo de alcohol.La iniciativa, fruto de la coordinación entre las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Sanidad, pone especial énfasis en la coordinación de distintos profesionales, en la continuidad de las intervenciones y en un seguimiento activo de los casos para evitar lagunas o tiempos muertos sin intervención preventiva o asistencial, en caso de que esta última sea necesaria.

El pilotaje se va a realizar en Valladolid y dentro de seis meses se evaluará para poder extender su aplicación al resto de las provincias de Castilla y León.

El proyecto Ícaro-Alcohol consiste en que con los menores y jóvenes de menos de 21 años que sean atendidos en urgencias y emergencias sanitarias por intoxicaciones etílicas o por accidentes, lesiones, traumatismos, agresiones y otros problemas directamente relacionados con el abuso de alcohol, se realizará una intervención motivacional breve y obtención de consentimiento informado del afectado y/o de su familia para derivarlos a un servicio de referencia de prevención gestionado por la Fundación Aldaba Proyecto Hombre de Valladolid.

Los profesionales de los servicios implicados en los hospitales y en los servicios de emergencias serán formados previamente a través de sesiones clínicas en cada servicio. Asimismo, se realizarán, en los servicios de urgencias y pediatría, talleres prácticos específicos de intervención motivacional en diferentes situaciones.

Posteriormente, estos equipos de referencia de prevención, tras esa primera intervención, volverán a contactar en un plazo máximo de 72 horas con las familias que hayan dado su consentimiento informado, para ofrecer una cita en la que poder evaluar con detalle la situación y valorar la mejor opción preventiva según las necesidades detectadas en el afectado y en su familia. Según la problemática que se detecte, el menor o el joven podrá ser derivado a programas de prevención familiar universal o selectiva, a talleres de sensibilización e información para adolescentes o jóvenes con problemas relacionados con el consumo de alcohol o podrá permanecer en el programa de prevención familiar indicada que desarrolla en Valladolid el recurso de referencia de prevención.En el caso de que los profesionales del servicio de urgencias o emergencias, detecten una evidente y reiterada falta de colaboración de los padres o la presencia de considerables factores de riesgo en su comportamiento, se informará a los Servicios Sociales del Ayuntamiento o de la Diputación Provincial para que valoren la posible situación de riesgo que pudiera perjudicar el desarrollo personal y social del menor o su posible situación de desamparo.

En Castilla y León la edad media de inicio en el consumo de alcohol está en los 13,5 años. En 2016, se contabilizaron 331 episodios en urgencias protagonizados por el alcohol en menores de 21 años.