Presentan un proyecto con más incognitas que certezas para el antiguo Asador Aranda

Asador Aranda Exteriores Llanas de Afuera (Febrero 2024)

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Burgos aspira a convertir el antiguo Asador Aranda, en un espacio de atracción turística centrado en la gastronomía y el vino.

Este compromiso ya lo avanzó el propio Partido Popular durante la campaña electoral, poniendo ahora fechas, poco concretas, eso sí, para su puesta en marcha.

La intención del Equipo de Gobierno es rehabilitar el citado edificio para que acoja un espacio expositivo de la gastronomía local, sin dejar de lado la propoción de bebidas alcohólicas.

A mayores, confían en que el centro resultante, sirva para muestras culinarias y hasta como centro de formación, en consonancia con la propia Escuela de Hostelería. En este sentido, De la Varga ha puesto en valor el viejo horno del asador, como herramienta para formar, pero también para enseñar, a quienes se acerquen al futuro centro, sobre el arte de trabajar en este tipo de hornos.

A mayores, se quiere complementar la programación haciendo en el exterior mercados y ferias de ámbito gastronómico, vinculadas a los contenidos del propio edificio.

Más allá de esto, que suena a carta a los Reyes Magos, pocos datos concretos se pueden dar. En lo económico, rehabilitar el centro en cuestión superará los 740.000 euros, gran parte de ellos procedentes de los Fondos Europeos. De hecho, aquí se ha logrado adosar cerca de 250.000 euros que se perdieron de la iluminación de la Catedral.

Hablando de plazos, la intención del Equipo de Gobierno es que las obras arranquen antes de que acabe este año y que el centro pueda estar en marcha, en dos años.

Pero es que de momento no se sabe nada más: ni cuánto nos va a costar su gestión, ni qué tipo de edificio se va a construir ni, tan si quiera, el propio modelo de gestión del mismo, determinante para saber cuánto pagaremos al mes o cuánto nos pagarán.

OTRAS NOTICIAS