Por el arco de San Martín tampoco pueden pasar ni ciclistas ni patinetes

Arco-Santa-Águeda-Cortado-Al-Tráfico-2

El Ayuntamiento de Burgos vendió el cierre del Arco de San Martín como una medida para paliar los efectos de la contaminación sobre otra de las puertas de la ciudad.

Con más o con menos polémica, el Consistorio colocó una vallas a cada lado y se sacudió las manos como si el trabajo estuviera resuelto. Pero también colocó dos señales que indican que, en dicho tramo, que prohibida la circulación a todo vehículo en todos los sentidos.

De esta forma, imposibilitó el cruce de bicicletas o vehículos de movilidad personal, que no contaminan y, por lo tanto, no deterioran el arco. De esta forma, los planes de las áreas de Patrimonio y Movilidad del Ayuntamiento de Burgos pasan por que este tipo de vehículos sigan la ruta de los coches y den la vuelta rodeando la muralla y ascendiendo, en función del sentido de la circulación, por la cuesta de Los Cubos.

Ya les adelantamos que nadie hace eso, ciclistas y patinetes hacen caso omiso a la señal, y con razón, y atraviesan un arco al que en nada afecta el paso de estos dos tipos de vehículos (como tampoco afectarán los coches 100% eléctricos). Quizás el Ayuntamiento de Burgos debería cambiar esa señal o colocar un cartel con las preceptivas excepciones o, si la intención real es que tampoco crucen estos otros vehículos, que expliquen los motivos reales para cortar este acceso al barrio San Pedro de la Fuente.