Podemos pide aforos en función de ratios y no de número de personas en las casas rurales

La Junta de Castilla y León debería trabajar las ayudas al Turismo Rural, al margen de los planes para el conjunto de la hostelería.

Así lo entienden, al menos, en Podemos, que han querido incidir, este martes, en la importancia de este sector para nuestra Comunidad.

Y es que, Castilla y León ha pasado de ser la primera comunidad autónoma en turismo rural a la cuarta, lo que evidencia el efecto de las restricciones políticas en un sector clave para el turismo regional.

Por ello, piden un tratamiento diferenciado en las ayudas, que se adapte a las particularidades de un sector del alojamiento un tanto diferente al de los hoteles.

Este tratamiento específico lo exitienden al resto de los subsectores de este vasto sector que es la hostelería, tan peculiar y diverso que no puede tratarse de forma homogénea.

En lo que al turismo rural se refiere, la procuradora de Podemos, Laura Domínguez, entiende que algunas restricciones deberían modificarse. Sin ir más lejos, considera que la limitación de reuniones a 4 personas, prevista para esta Semana Santa, hace inviable la reserva de casas rurales.

Ante esto, pide que esta restricción se plantee en función de ratios de ocupación, permitiendo a los alojamientos rurales acoger a más de 4 personas, aunque después, por habitaciones, no se supere este número.

Igualmente, instan a la administración regional a planificar la desescalada de este sector, para una pronta recuperación cuando la situación sanitaria lo permita.