Podemos abre la primera grieta sobre la financiación de RTVCYL

El Grupo Parlamentario de Podemos en las Cortes de Castilla y León ha sido el primero en romper la famosa «unanimidad» de la que presumía el Gobierno autonómico entorno a la asignación millonaria a RadioTelevisión Castilla y León.

Este miércoles, el procurador de Podemos, Pablo Fernández Santos, aprovechó la comparecencia del consejero de la presidencia, Ángel Ibáñez, al hablar de la desescalada, para preguntarse sobre los famosos 20 millones de euros al año de RTVCYL. Juan Pablo Fernández  criticó la discriminación que sufrimos el resto de los medios de comunicación respecto de la empresa de los expresidiarios Michel Méndez Pozo y José Luis Ulibarri.

El Norte de Castilla se hacía eco de esta situación subrayando las declaraciones de Ibáñez, en las que asumía que, el hecho de que un solo medio reciba 20 millones de euros no supone ninguna discriminación.

También este miércoles 29 de abril, procuradora de Podemos, Laura Domínguez, intervenía en directo en el programa Juntos desde Casa, en Canal 54 y señalaba que la Comisión de la TDT en la que el equipo de Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco se escuda para otorgar tal millonada, es un órgano consultivo pero no vinculante. Es decir, la famosa comisión sólo propone y es el Gobierno de la Comunidad Autónoma el que dispone.

Al ser preguntado nuevamente por Canal 54 , el portavoz del Gobierno Regional, Francisco Igea, ante la realidad de los hechos y el tremendo discurso interno que se viene produciendo por la derivacion de fondos públicos hacia RTVCYL desde los distintos procuradores regionales,y por vez primera ha abierto la puerta a la posibilidad de buscar un acuerdo mejor entre todos los grupos parlamentarios de cara a la financiación de RTVCYL.

Así pues Podemos, con solo dos procuradores, ha conseguido obligar al vicewpresidente Igea a dar el primer paso y sobre todo, evidenciar que por mucho que hasta ahora se hayan producido determinadas decisiones,no es de recibo la discriminación y desigualdad de trato a la que se viene sometiendo al resto de los medios de comunicación de la Comunidad Autónoma, respecto de Radio Televisión Castilla y León SA, empresa 100% privada y que viene «campando a sus anchas» y sin ningún tipo de control(más que aparente) por parte de los distintos procuradores de la Junta de Castilla y León.