Plan de ocio alternativo: Todo para el adolescente, sin el adolescente

Fernando Martínez-Acitores Juventud Funny Weekend (Octubre 2023)

En Burgos, no hay nada para los jóvenes. Esta muletilla que se repite, sistemáticamente, en nuestra ciudad es la que pretende hacer desaparecer el Equipo de Gobierno. No es el primero que lo intenta ni el primero que se equivoca en el planteamiento.

El Ayuntamiento de Burgos ha presentado, este miércoles, la primera actividad orientada al público objetivo de ese plan de ocio alternativo, desde los 12 a los 18 años. Una actividad que, una vez aprovechando la coyuntura se evita hacer defensa de nuestro idioma, lleva por nombre «Funny Weekend», o lo que es lo mismo, Fin de Semana Divertido.

La idea de esta actividad, en consonancia con otras que se van a desarrollar, es tirar de los tópicos básicos de la juventud, desde que el mundo es mundo: música, deporte y, en este caso, gaffitis. Eso sí, en horario de tarde, por que las actividades se celebran el sábado desde las 16:00 horas hasta las 22:00 horas.

Y es aquí donde el plan de ocio alternativo empieza a hacer aguas. No se puede pretender pensar que un adolescente de 14 o de 17 años vaya a recogerse un sábado a las 22:00 horas. Cabe subrayar que los menores de 18 años tienen prohibida la entrada en los locales de ocio, y las posibilidades de los más jóvenes se reducen significativa, quedando abiertos el botellón y los chamizos.

Así que de alternativo, este plan tiene más bien poco. Al final, no deja de ser la organización de eventos de carácter cultural, festivo o deportivo, en determinadas horas de la tarde, pero alejadas de la realidad de la juventud local.

No hay más que echar un ojo a los objetivos que persigue el plan de ocio alternativo para jóvenes y que ha repasado el vicealcalde.

De los 9 objetivos, la mitad van dirigidos realmente al público juvenil, si bien no tienen nada que ver con el ocio alternativo. Se persigue mejorar las habilidades sociales, formar e informar sobre el uso de las nuevas tecnologías, educar en el ámbito de la gestión de emociones o desarrollar intereses de carácter medio ambiental.

Además, se busca crear una programación de referencia, acercarla a diferentes barrios de la ciudad y colaborar con el tejido asociativo, cuestiones estas que podrían ser comunes a cualquier cosa que haga el Ayuntamiento.

Y, por último, se intenta promover en la juventud hábitos de vida saludable, que en el caso de los planes de este tipo, este objetivo suele pasar por fomentar actividades alternativas al consumo de alcohol. Aquí, ni eso.

OTRAS NOTICIAS