Penas y prisas por el Mercado Norte y el Burgos Río 4 años después

Mercado Norte Exterior

El Colegio de Arquitecto de Burgos se ha querido pronunciar al respecto de dos proyectos que se han quedado por el camino y que definen como «dos de los concursos de mayor relevancia que hemos tenido en la ciudad».

Los representantes de los arquitectos locales lamentan haber conocido en poco menos de un mes la «paralización» de estos dos proyectos pero, lo cierto es que las cosas no son tan lineales como parecer.

El primer proyecto al que se refieren es el denominado como «Burgos Río», una iniciativa que arrancó los primeros meses de la pasada legislatura en la cabeza del entonces portavoz de Ciudadanos, Vicente Marañón, poniendo como ejemplo una noria en el Arlanzón al estilo de Londres.

Sean como fuere, Burgos Río no se ha podido explicar en 4 años porque Burgos Río no existe aún. Para poder materializar una idea debía realizarse un concurso que atrajera a los estudios más prestigiosos a proyectar el Burgos del futuro en comunión con el río Arlanzón. Pero es importante señalar que hablamos de 4 años, uno detrás de otro, desde que la idea se pone sobre la mesa (en el programa electoral de la formación naranja) hasta que echa a andar.

Es ahora cuando el ex vicealcalde, Vicente Marañón, que le ha cogido el gusto a pronunciarse, llora por los rincones pidiendo al nuevo Equipo de Gobierno altura de miras para seguir adelante con el proyecto porque la idea, su idea, era buena.

Lo que la alcaldesa, Cristina Ayala ha dicho con respecto al proyecto Burgos, es que es difícilmente asumible por parte del Ayuntamiento de Burgos, porque implica una inversión de 14 millones de euros para la ciudad, a mayores del importe de la redacción del proyecto. Desde el Colegio de Arquitectos se pide mirar el proyecto a modo de un plan director, pero en tal caso estaríamos hablando de otra cosa disinta. Parecida, pero distinta.

El segundo proyecto al que se refieren los profesionales burgaleses es al Mercado Norte. Aquí no ha sido Ayala quien ha paralizado el proyecto. Fue el propio Daniel de la Rosa quien desistió del mismo tras no responder a la Oficina Nacional de Evaluación con la documentación requerida.

No fue hasta casi el último año de mandato cuando Daniel de la Rosa y Vicente Marañón pisaron el acelerador de las obras del Mercado Norte haciendo, casi imposible, materializar nada más que el inicio de la construcción del mercado provisional.

Ambos proyectos, ambiciosos, importantes, fundamentales para el futuro de Burgos, vivieron al ralentí durante casi todo el mandato anterior, dejando que pasasen los meses y los plazos, mientras los responsables municipales se centraban en fútbol, vueltas ciclistas y centenarios.

OTRAS NOTICIAS