ARCHIVADO EN

Para que no se tuerza la Nochevieja es importante saber escoger dónde y cómo celebrarla

La nochevieja está llamada a ser la noche más larga del año, al menos, en lo que a fiesta y actividades se refiere. Por eso, porque lo que se espera de una noche como esta es la fiesta, la diversión y los buenos deseos, es siempre recomendable tener en cuenta algunos  consejos.

El primero de ellos tiene que ver con los excesos y los abusos. Por ello se recomienda no comer en exceso y mucho menos abusar de las bebidas alcohólicas que pueden convertir una noche de fiesta en una noche con visita al hospital. En este sentido, para aquellos que no consuman bebidas alcohólicas, es cada vez más habitual en España ver proliferar cotillones y fiestas que ofrecen alternativas sin alcohol. En Burgos, es ya el tercer año consecutivo que la sala Bésame Mucho y Discoteca La Farándula ofertan, dentro de sus bonos de cotillón, una opción sin alcohol.

Es necesario recordar la incompatibilidad entre el alcohol y el volante:

Con respecto a las fiestas escogidas, en una noche como esta da la sensación de que todo vale. Sin embargo  conocemos ya muchos ejemplos con diferentes finales en los que la noche se puede torcer, precisamente, por no prestar atención a qué tipo de celebración queremos asistir.

De entrada es recomendable celebrar nuestra nochevieja en establecimientos de hostelería que cumplan con todos los requisitos recogidos en la ley. En primera instancia están todos aquellos bares especiales, pubs y discotecas que de manera habitual celebran fiestas y cuya profesionalidad y experiencia es una garantía añadida en una noche en la que queremos que todo salga perfecto. Además, el Ayuntamiento de Burgos ha concedido autorización especial a tres establecimientos que no cuentan con esa experiencia habitual pero que cumplen con los requisitos que dicta la legislación.

Por último hay que rechazar todas aquellas celebraciones que se desarrollen en naves o chamizos, que no cuenten con autorización o cuya organización no venga a cargo de profesionales. Participar en estos eventos puede parecer, a priori, más atractivo por precios pero se asume un alto riesgo que puede acabar convirtiendo la nochevieja en una noche para olvidar. Por ello desde las administraciones públicas se insta a quienes deseen celebrar sus fiestas de nochevieja acudir a establecimientos reglados.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS