ARCHIVADO EN

Para Niño, las quejas ciudadanas por el exceso de vegetación «no tienen fundamento»

Fotografía enviada por un espectador

Siempre se ha hecho así. Esta es otra de esas expresiones que denotan la falta de ganas de arreglar las cosas y que llevan a preguntarnos ¿para qué se presenta nadie a las elecciones? Porque, lejos de cambiar, se agarran al «siempre se ha hecho así».

Es lo que ha ocurrido este jueves con el concejal de Medio Ambiente, Carlos Niño. En las últimas semanas, el Ayuntamiento de Burgos ha recibido varias quejas sobre el abandono que presentan algunas zonas de la ciudad, en materia de vegetación. Los alcorques de los árboles en zonas como el paseo de los Cubos o el Bulevar, por citar dos de las decenas de ejemplos de la ciudad, presentan un estado lamentable y poco cuidado. Algunas parcelas ajardinadas no ofrecen una imagen mucho mejor.

Sin embargo, lejos de dar soluciones, Niño ha sacado a pasear el catálogo de excusas. La primera, el tiempo. El concejal asume que la climatología ha adelantado el crecimiento de la vegetación. Quizás el argumento es más que suficiente pero para hacer lo contrario, es decir, para adelantar la siega y evitar actuaciones como las que han tenido que realizar los bomberos en los últimos días.

La segunda, como ya hemos dicho, es que siempre se ha hecho así. Sin quitarle la razón al concejal, también hay que recordarle que siempre hay quejas por estas cuestiones, año a año. Se siega tarde.

La apuesta del concejal, según le han dicho los técnicos, es que la siega se hace mejor cuando la vegetación se seca, porque si se hace ahora, volverá a crecer. Una vez más, la excusa es trabajar lo menos posible.

En algún momento el Ayuntamiento tiene que comprender que son los vecinos los que lideran las necesidades de su ciudad, bien sea por estética, por salubridad o por seguridad.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS