Otro ejemplo de cómo Méndez Pozo usa la Fundación Atapuerca, que él mismo preside, para su propio beneficio

Yacimientos Atapuerca 5

El expresidiario Míchel Méndez Pozo sigue usando las instituciones a su favor, con un poco de disimulo para que no cante mucho, eso sí. El último de los ejemplos lo tenemos, una vez más, con el dinero que fluye hacia sus medios de comunicación en concepto de publicidad de la Fundación Atapuerca.

Sin ir más lejos, en la última semana semana, han sido varios los días en los que su periódico ha mostrado, a página completa, publicidad de la XVIII Marcha a pie por los Yacimiento de Atapuerca. No es baladí que la campaña vaya a página completa porque este tipo de producto es el más caro, sobre todo en página impar como es el caso.

Cierto es, por aquello del disimulo que decíamos, que otros medios de comunicación locales han contado con sus cuñas y anuncios, porque algunos ya aprendieron, justo antes de ir a la cárcel, que hay que compartir las cosas, aunque sea las migajas.

La posición que Méndez Pozo obstenta en la Fundación Atapuerca, nada más y nada menos que la de presidente, al igual que la presión habitual que ejerce con éxito en las instituciones públicas, le sirve una vez más para regar con dinero sus medios de comunicación. Y lo hace con el amparo de instituciones como la Junta de Castilla y León o el Ayuntamiento de Ibeas de Juarros, pero también con empresas como Campofrío, San Miguel o Solan de Cabras, que con su acción o con su inacción, lo consienten.

Más de lo mismo y todo sirve para llenar los bolsillos del ex inquilino del Penal de Burgos. Y en la misma línea, lo que fluye con facilidad para algunos no llega para todos, que es otra forma de hacer un uso indebido de los fondos públicos, para seguir haciendo grandes a unos y para intentar limitar al resto, insistimos, con la colaboración necesaria de empresas y administraciones públicas.