ARCHIVADO EN

No, el puerta a puerta no es obligatorio

Recogida-Puerta-a-Puerta

Todo lo que tiene que ver con la limpieza urbana y el llamado contrato de basuras está generando más problemas que soluciones en casi cualquier área.

La última ha sido la recogida puerta a puerta en la ciudad y que ha generado no pocos quebraderos de cabeza a los usuarios del servicio, que además de pagarlo tienen que adaptarse a él.

Desde el Ayuntamiento de Burgos se sigue insistiendo, en este campo como en otros, que es la ley la que obliga a ello.

En este sentido, la ley 2/2022 del 8 de abril sobre residuos y suelos contaminados, sí habla de la recogida puerta a puerta, pero lo hace a modo de recomendación.

En el artículo 25 de esta norma, referente a la recogida separada de residuos para su valorización, se señala que además de la recogida de textiles, cocina, papel, metal, plástico, vídrio, residuos domésticos o voluminosos, los ayuntamientos deberán priorizar otros modelos de recogida más eficientes. Ahí, la ley recomienda el puerta a puerta o el uso de contenedores cerrados o inteligentes. Lo hace a modo de recomendación.

De hecho, en el propio preámbulo de la citada ley, se plantea que cada entidad local se adapte a sus propias circunstancias, apuntando también a que el puerta a puerta es uno de los modelos que funcionan con éxito en otras localidades.

Podrá ser un modelo mejor o peor. Podrá adaptarse o no a Burgos. Podrá ser el que quieren las empresas o no. Pero en ningún caso parece que sea una obligación legal implantar el modelo puerta a puerta.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS