ARCHIVADO EN

Miles de personas se entregan a la Noche Blanca

Proyección sobre la fachada de la Catedral de Burgos
Proyección sobre la fachada de la Catedral de Burgos

El buen tiempo animó a miles de burgaleses a echarse a la calle este sábado con motivo de la Noche Blanca, una programación que se ha convertido en imprescindible cada mes de mayo y que, pese a la merma considerable de actividades (unas 30 menos respecto a la edición de 2017), cada edición tiene más adeptos.

Desde primera hora de la tarde, se pudieron ver colas en monumentos y diferentes iniciativas, copando especialmente los espacios del centro histórico de la ciudad. Eso sí, sin desmerecer aquellas propuestas que, como conocer el Real Monasterio de Las Huelgas de noche, también contaron con sus seguidores.Sin duda, el plato estrella de la programación fue la proyección de imágenes sobre la fachada de la Catedral de la plaza de Santa María. A las 22.30 horas, cuando comenzaba el primer pase, esta céntrica plaza estaba abarrotada de un público que, con teléfono en la mano, no quiso perderse la primera parte de una trilogía que se sucederá en los próximos años y con la que se rinde homenaje a la colocación de la primera piedra de la Seo.

No faltaron las colas en los palacios de la ciudad. La Isla, Castilfalé y Capitanía volvieron a ser, por méritos propios, algunos de los lugares más frecuentados por los burgaleses y los turistas. Y es que no todas las noches se tiene la oportunidad de secundar una visita nocturna con los guías oficiales de Burgos por el interior de la «casa de Franco», escuchar un coro de voces infantiles en un palacio romántico o conocer algo más del Ejército en su museo, mientras a sus puertas se realizaba una exhibición de pole dance.La Feria del Libro, la recuperación de viejos oficios, las representaciones teatrales y de danza y las exposiciones fueron también protagonistas durante la Noche Blanca.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS