Más de 3.300 autónomos piden ayuda a la Junta

Autónomos_negocios_empleo

Castilla y León ha enviado 3.372 solicitudes de ayudas directas a autónomos y empresas para el apoyo a la solvencia y reducción del endeudamiento del sector privado, para continuar apoyando a quienes están sufriendo la caída de sus ingresos a causa de la crisis provocada por la COVID-19.

De esta manera, tal y como se indica en la convocatoria, la Comunidad ha remitido al Gobierno la documentación relacionada con las peticiones de subvenciones directas, a la espera del informe favorable por parte de la Agencia Tributaria, lo que permitirá proceder a su concesión y posterior pago.

Tras enviar la documentación, la Agencia Tributaria debe certificar que los solicitantes cumplen los requisitos, entre los que se encuentra que su volumen de operaciones anual declarado o comprobado por la Administración Tributaria en el IVA en 2020 deberá haber caído más de un 30% con respecto a 2019.

Las ayudas se emplearán para satisfacer la deuda y realizar pagos a proveedores y otros acreedores, financieros y no financieros, así como costes fijos que hayan tenido los autónomos y empresas.

Respecto a la cuantía de la ayuda, para los empresarios o profesionales que apliquen el régimen de estimación objetiva de tributación por módulos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el límite máximo de ayuda será de 3.000 euros. Por su parte, la Junta, dentro de su margen de decisión, atenderá especialmente al colectivo de pequeños autónomos, empresarios y profesionales, otorgando el límite máximo previsto en la normativa (3.000 euros).

Para el resto de empresarios y profesionales, sin perjuicio de que se pueda incrementar si hubiera crédito disponible y de forma proporcional a la caída del volumen de operaciones de 2020, el importe inicial será de 4.000 euros