Marañón tilda de «despilfarro» las propuestas de Podemos, Vox y PP para el II Plan de Crisis

El «snobismo» se ha instalado en el Equipo de Gobierno para tratar temas económicos con una frialdad y una falta de empatía y respeto por la dramática situación de los ciudadanos que casi roza el insulto.

El vicalcalde de la ciudad, Vicente Marañón ha comparado los planes propuestos por el Partido Popular, Vox o Podemos para paliar la situación económica en la ciudad con «regalar el dinero a todo el que pase por el Ayuntamiento».

Quien aprobase un puesto de libre designación de 65.000 euros al año nada más llegar al Ayuntamiento de Burgos, asegura que el Equipo de Gobierno debe procurar que el presupuesto sirva para multiplicar el retorno a la ciudad. «Si se invierten 100 euros la ciudad debe recibir 200 o 300 o 400» aseguraba Marañón.

Ni los bonos al consumo de Podemos, ni las ayudas a fondo perdido del Partido Popular o las inversiones en industria de Vox parecen cumplir los requisitos de un vicealcalde que parecen estar más por la labor de gastar el dinero de todos los burgaleses en poner cabeceros con publicidad de la Catedral en los vagones de Renfe, construir una noria en el río o pagar la salida de una vuelta ciclista.

Más hiriente es la comparación que ha hecho Marañón con la economía familiar, donde ha asegurado que el Ayuntamiento es como un padre, y un padre tiene que mirar siempre por toda la familia. Claro que muchos sabemos que un buen padre se quita de comer si a sus hijos les falta comida, pero eso va en personas.