Marañón eleva la falta de respeto a la enésima potencia en una intervención plenaria insólita y vergonzosa

Vicente Marañón Pleno Noviembre

El vicealcalde de la ciudad, Vicente Marañón, ha dado muestras, este viernes, de no estar a la altura del cargo que ocupa tras el deleznable discurso contra el concejal no adscrito Julio Rodríguez-Vigil en la sesión plenaria de este viernes.

Lamentable se queda corto para definir lo que Marañón ha hecho este viernes, lanzando además, acusaciones y vulnerando la presunción de inocencia de Rodríguez-Vigil.

Le ha llamado de todo, sin llamárselo y ha tenido la poca vergüenza de decir que le tenía por una persona honrada y «hoy está siendo investigado por la fiscalía». Marañón, con toda la sorna del mundo, ha pedido perdón al mundo por haber traído a un concejal así, afirmando sentirse engañado pensando que era alguien competente. La lista de improperios en indirecto, es decir, diciendo lo que creía que era Rodríguez-Vigil, ha sido larga e insultante.

El edil ha encendido el ventilador para lanzar mierda hacia otros miembros de la corporación municipal. Aquí ha querido atacar al concejal popular, Jorge Berzosa, aludiendo a que fue el único que le advirtió sobre que Rodríguez-Vigil le saldría rana y ahora, critica, se ha convertido en uno de sus defensores.

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Carolina Blasco ha definido de «bochorno» el «ridículo» que ha hecho el todavía Vicealcalde.

Ni Blasco ni el portavoz de Vox, Ángel Martín, tenían pensado intervenir cuando se daba cuenta formal del abandono de Rodríguez-Vigil del Grupo Municipal de Ciudadanos. Pero ante lo insólito de la pataleta de Marañón, Martín ha criticado la manera en la que el Vicealcalde ha cargado contra el no adscrito vulnerando, como hemos dicho, su presunción de inocencia.

Hasta el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha tenido que llamar al orden al propio Vicente Marañón que no dejaba de interrumpir a portavoz de Vox.