Marañón confía en acabar la legislatura con su «Burgos Río» y el millón euros que costará el arranque, encarrilado

rio arlanzón

Vicente Marañón ha aprovechado su condición de alcalde en funciones para presumir de su «Burgos Río», la aportación bandera de su formación a la ciudad en la presente legislatura.

Marañón ha vuelto a tirar de palabras grandilocuentes, de esas que suenan muy bien pero vacías de significado, asegurando que el proyecto «pondrá a Burgos en el mapa», que «convertirá a la ciudad en un referente europeo», se convertirá en «una tarjeta de presentación» y todas esas cosas con las que decir, decir, no se dice mucho.

Pero hay aspectos del proyecto fácilmente comprensibles. Por ejemplo, que los estudios que se presenten para redactar el proyecto tendrán que pasar 3 fases. En la primera se filtrarán los mejores; en la segunda se elegirán a 3 finalistas, cada uno de los cuales percibirá 100.000 euros, así que ya sumamos 300.000 euros; de la tercera fase saldrá el ganador, cuyo proyecto se materializará en la ciudad a lo largo de los siguientes años. Solo la redacción del proyecto tendrá un importe que rozará los 600.000 euros más IVA, con lo que nos iremos por encima de 700.000 euros.

En suma, solo para ver el proyecto sobre el papel, la ciudad desembolsará más de 1 millón de euros en esta legislatura. Eso es, al menos, a lo que aspira el vicealcalde, o, como poco, dejar en marcha la última de las fases para que sean los que vengan los que adjudiquen el proyecto ganador.

A partir de ahí, según Marañón, los dos primeros años de la siguiente legislatura se destinarían a la redacción del proyecto y su división por fases para, a partir de 2025 o 2026, empezar con alguna obra.

Y aquí está la madre del cordero. Las obras sobre el río Arlanzón tienen que permitir la recuperación de un trazado más natural, alejado de líneas rectas, sin la separación de los muros y recuperando el entorno, sobre todo en los barrios periféricos tanto en el este como en el oeste.

Una empresa que, de llevarse a cabo, tendría que hacerse tramo a tramo y año a año.

En cuanto a las actuaciones concretas sobre el río, evidentemente, nada se sabe, porque dependerá de los proyectos que planteen los estudios que se presenten. Aquí tiene cabida hasta la famosa noria que se ha convertido en el icono político del propio Marañón desde su ascenso a la vicealcaldía.

La Junta de Gobierno de la próxima semana dará el siguiente paso para que los diferentes estudios se presenten, si lo consideran oportuno.

OTRAS NOTICIAS