Manso no hablará con las plataformas contra el parking en altura, porque no tiene «nada nuevo que decir»

El concejal de Urbanismo, Juan Manuel Manso, ha vuelto a mostrar su determinación a sacar adelante los aparcamientos en altura, pese al rechazo de los vecinos, que elevaban 5.200 firmas en contra la semana pasada.

El Partido Popular vuelve a enrocarse en una matemática perversa y demagógica, ignorando las quejas porque siempre son menos que las no quejas.

En esta ocasión, Manso asegura que 5.200 personas son las que están en contra pero como Burgos tiene 176.000 habitantes, ya sirve.

Claro que, lo mismo podría decirse cuando él mismo presume de los 38.000 votos conseguidos, frente a los 176.000 burgaleses. En este sentido, Manso subraya que el Partido Popular lo llevaba su programa electoral, donde hablaba de aparcamientos en altura en la calle María Amigo y el Silo. Pero claro, alguien podría utilizar la matemática demagógica para decir que otros 130.000 burgaleses no decidieron eso.

Los argumentos, a favor o en contra, deben ser algo más maduros, sostenidos y sensatos que el juego de niños. Al Partido Popular, y a los burgaleses, ya nos costó un disgusto hace ahora 10 años, cuando se intentó imponer un aparcamiento subterráneo en la calle Vitoria, sacado de un concurso, con exposiciones, participación ciudadana y demás, apoyado en el argumento de que solo salían a la calle 10.000 personas. La excusa de los números no solo no convence a nadie, sino que suele generar más adeptos a la causa contraria.

Manso asume que los aparcamientos en altura son un regalo de los burgaleses, porque lo pagamos con nuestros impuestos, a esas dos zonas de la ciudad, y que estos vecinos, en lugar de quejarse, deberían estar agradecidos.

El Ayuntamiento de Burgos elevará al Pleno Ordinario del mes de junio la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana que permitirá la construcción de aparcamientos en altura en la ciudad.

OTRAS NOTICIAS