Los usuarios del Parque de Skate San Isidro comienzan con las labores de limpieza

Remodelación del parque de skate de San Isidro

Deportistas, vecinos y usuarios del Skate Park de San Isidro en Burgos se toman la ley por su mano y comienzan con las tareas de restauración del lugar.

Tras cerca de un mes de las diversas declaraciones que aportaron desde el Partido Popular de Burgos sobre qué ocurrirá con el citado parque, los usuarios decidieron crear un ‘Crow Found Me’ con la idea de poder recolectar dinero, en este caso donado, para «realizar el mantenimiento y la limpieza del lugar».

Hace apenas un mes, el concejal de Deportes, César Barriada daba por perdido el lugar, asegurando que no merecía la pena resolver los problemas del sitio debido a la rapidez con la que se volvía a deteriorar o se volvían a cometer actos vandálicos.

Poco después y ante las declaraciones ofrecidas por el concejal de Deportes, la portavoz del Equipo de Gobierno en Burgos, Andrea Ballesteros aseguraba que no se dejará de lado la reforma, pero que se deberá estudiar para conocer como abordad la cuestión.

Los usuarios del parque de skate, cansados de ver cómo se van deteriorando las instalaciones han decidido comenzar a reparar la zona con sus propios materiales, pero, ¿realmente está bien realizar este tipo de acciones si no eres el propietario del lugar?

El Skate Park es un terreno perteneciente al Ayuntamiento de Burgos, que es, en este caso, el encargado de realizar cualquier tipo de acción en dicho lugar, por lo que el responsable de mantener o dar vida al lugar es el propio Ayuntamiento.

Es una situación complicada para los usuarios, como según explicaba el deportista Profesional de BMX, Daniel Peñafiel, al programa de esta casa, Escritorio Local, porque se «está dejando morir la zona».

Entre los usuarios del lugar, las peticiones que más resuenan y reclaman se basan en la eliminación de los grafitis y un mayor control de la zona para evitar que se cometan actos vandálicos o incluso «botellones» en el interior de las pistas.

Es por eso que, tras recaudar cerca de 250 euros en el ‘Crow Found Me’, los usuarios de la zona han decidido comenzar a realizar las «mejoras» de la zona a pesar de las represalias que puedan tener sus actos.

Pero, una vez más, esta iniciativa debería hacer reflexionar al Consistorio que, con la dejadez del lugar está dejando pasar planes de ocio alternativos que está bastante demandado por los jóvenes burgaleses, ya que como aseguraba Peñafiel, se reúnen 50 o 60 jóvenes a lo largo del día en las diferentes pistas de Burgos.

A mayores, como en alguna ocasión han acusado, en determinadas ocasiones, el problema de realizar ciertas activades un otras vienen relacionada con la falta de implicación de los jóvenes, que en este caso, queda más que demostrada con el interés, a través de ‘Crow Found Me’ u otras iniciativas, de recuperar la zona para que sea totalmente útil.

OTRAS NOTICIAS