ARCHIVADO EN

Los sindicatos amenazan con seguir con las manifestaciones si no hay acuerdo por el convenio del metal

Los sindicatos Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) han protestado esta mañana frente a la sede de FAE (Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos) para exigir un desbloqueo en la negociación del convenio del metal, que tanta polémica ha levantado desde el principio de año.

La conclusión a la que han llegado los sindicatos es que «no existe negociación porque la patronal no cambia su postura desde el día uno«. El principal motivo de la movilización, que es la primera que se realiza desde el inicio de la negociaciones, es posicionarse en contra de la congelación de los incrementos salariales para los trabajadores de esta industria y abogar por la no eliminación de la cláusula de revisión de los salarios en función del IPC. Además, claman también contra la voluntad de la patronal de eliminar la antigüedad y recortar derechos como los complementos durante la incapacidad temporal.

Desde los sindicatos consideran una injusticia que «los trabajadores y trabajadoras del sector deban renunciar a los derechos conseguidos durante tantos años de negociación sin existir motivos que lo justifiquen». Y es que ambas entidades denuncian que la patronal apenas ofrece incrementos salariales de 0%, 1% y 1,5% para los próximos tres años, lo que supondría «una pérdida importantísima de poder adquisitivo».

Hasta el momento, son cuatro las reuniones que han mantenido sindicatos y patronal para tratar de negociar el convenio que afecta a las condiciones laborales de más de 13.000 burgaleses. Para los sindicatos, mantener la cláusula de revalorización de los salarios es una línea roja, mientras que la postura de la patronal es la de eliminarla tras dos años de la inflación disparada que, según ellos, ha mermado bastante el balance económico de las empresas. Con el de hoy, serán ya cinco los encuentros que tendrán los sindicatos con Femebur (Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Burgos), que en estos últimos meses se ha amparado en la «delicada» situación que atraviesan numerosas empresas burgalesas del sector, especialmente las PYMES.

UGT y CCOO confían en que al final «triunfará la cordura, ya que los sindicatos siempre se han mostrado partidarios de flexibilizar la cláusula de revisión y los incrementos salariales». También se muestran intransigentes ante la congelación que se está imponiendo desde la patronal y que les llevaría a renunciar a derechos como la antigüedad o los complementos IT, aspectos que están dispuestos a «no ceder».

En caso de que en la reunión de hoy no se llegue a ningún acuerdo y la actitud de la patronal no cambie, a los sindicatos «no les quedará otro remedio que seguir aumentando las manifestaciones en las calles y terminar como en otras provincias donde se ha luchado por los derechos». Los sindicatos no toleran que las empresas estén incrementando sus beneficios económicos y que la única excusa que tengan para rebajar las condiciones sea el cobro del IPC estos dos últimos años por parte de los trabajadores del sector.

Hay que recordar que durante la pandemia, UGT y CCOO consideraron oportuno congelar salarios, incluso aumentando la jornada laboral, para que las empresas del metal se consolidaran y no se fueran de la ciudad. A día de hoy, la patronal les sigue debiendo dos jornadas y quieren continuar limitando los derechos de los trabajadores, algo que los delegados del sector no están dispuestos a permitir.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS