ARCHIVADO EN

Los jueces de Burgos paralizan provisionalmente cerca de medio centenar de ejecuciones hipotecarias

La Junta Sectorial de jueces de Primera Instancia de Burgos ha acordado paralizar provisionalmente y de forma cautelar cerca de medio centenar de ejecuciones hipotecarias, que en estos momentos se encuentran abiertas o señaladas en los juzgados burgaleses.

En concreto, la medida afecta a 47 procesos, de los que 25 son subastas señaladas y 22 son procesos pendientes de decreto de adjudicación.

Un acuerdo surgido a raíz de la resolución que la semana pasada dictaba la Audiencia Provincial, determinando que no se podría realizar ninguna ejecución hipotecaria o lanzamiento hipotecario, sin el análisis previo de un juez de cada caso, con el objetivo de detectar posibles cláusulas abusivas o nulas sobre las escrituras hipotecarias.

Algo que no deja de sorprender puesto que, según recogía la propia resolución, para adoptarla se había tenido en cuenta el pronunciamiento del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

Es, precisamente en este punto, donde el pronunciamiento ahora de los jueces burgaleses obliga a detenerse, porque no se puede olvidar que la legislación que regula este tipo de procesos ya existía antes de la sentencia europea.

Por lo tanto, si ya existía, previo a este pronunciamiento, la legislación pertinente por la que se regula este tipo de procesos, ¿Por qué los jueces españoles no la han aplicado con anterioridad, actuando de oficio?

La respuesta, una vez más, se encuentra en el afán de protagonismo de los propios jueces, que durante años han obviado estos datos, a favor de las ejecuciones hipotecarias, con independencia de las cláusulas que llevasen aparejadas.

Desde 2010, se han señalado o abierto en Burgos 590 ejecuciones hipotecarias. En 2013, existen 54 ya planteadas e iniciadas y actualmente existen 25 subastas señaladas.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS