Los jóvenes de Castilla y León dan un notable a su calidad de vida y tienen buenos indicadores de salud

Jóvenes_gente_opt

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León ha presentado los resultados del ‘Sistema de vigilancia de los hábitos y estilos de vida en la población juvenil’ referentes al curso escolar 2015-2016. En este estudio quedan reflejados los datos sociodemográficos, de dieta y alimentación, de actividad física, ocio y tiempo libre, conductas de riesgo, accidentes y seguridad vial, sueño y descanso, higiene buco-dental y relaciones con el entorno.

Conocer estos pautas de comportamiento es una práctica de gran relevancia porque habitualmente estos hábitos adquiridos perduran en la vida adulta. La Junta cuenta con el Sistema de Información de estos factores de riesgo desde 2009, donde se formulan encuestas periódicamente a escolares de 4º de la ESO, que participan voluntariamente en el estudio y ya se ha puesto en marcha la del curso escolar 2017-2018.Destaca, por ejemplo, como el 85 % de los jóvenes de la Comunidad consideran que su salud es buena y muy buena; el 40,2 % de las chicas y el 31,9 % de los chicos tienen alguna enfermedad diagnosticada, siendo los diagnósticos más frecuentes las alergias (23 %) y migrañas (7,3 %), y de media valoran su situación en la vida con un siete.

Además, tres de cuatro jóvenes practica al menos media hora de ejercicio físico al día, más los chicos que las chicas. Las chicas del medio rural son en general más sedentarias, cuatro de cada 10 reconocen no practicar actividad física, y son las mujeres las que pasan más horas frente a la televisión. El deporte más practicado en estas edades es el fútbol y el fútbol sala.El 81,3 % de las chicas y el 75,7 % de los chicos tiene un peso normal. Son los chicos los que padecen con más frecuencia sobrepeso y obesidad: con respecto a años anteriores, el infrapeso desciende especialmente en las chicas, mientras el sobrepeso y la obesidad aumenta en los chicos y se mantiene en las mujeres. En este sentido, son ellas las que se saltan con más frecuencia alguna comida, pues el 16,1 % no desayuna los días de diario y el 4,2 % de las mujeres asegura no cenar de lunes a viernes.

El consumo de carne es excesivo entre los jóvenes, así como el de embutidos y fiambres, bollería o golosinas y refrescos azucarados y son los chicos los que más consumo hacen de estos productos. Es escaso, sin embargo, el consumo de verduras y hortalizas –solo el 21,7 % las toma cinco o más veces a la semana-, fruta fresca -39,4 %- y pescado.

En lo referente al descanso, cerca del 80 % de los jóvenes duerme entre siete y nueve horas al día, las chicas duermen media hora menos de media, y más de la mitad de los encuestados no se levantan con sensación de descanso. Los chicos del medio rural son los que mejor duermen, pues el 59,3 % asegura que se levanta con sensación de descanso. Destaca además que los que peor descansan por la noche son los que se saltan más frecuentemente el desayuno.