Los hosteleros burgaleses exigen que las ayudas lleguen urgentemente

La agrupación denuncia que son muchos los hosteleros que han aspirado a las ayudas y muy pocos los que se han beneficiado por unas cantidades, que han calificado como “irrisorias”.

Bares Hosteleria Locales Terrazas (Abril 2020)

La Federación de empresarios de hostelería de Burgos ha reclamado este sábado a la Junta que las ayudas económicas anunciadas lleguen de la manera más rápida e inmediata posible.

En este sentido, el colectivo reivindica la urgencia de exigir al Ejecutivo Regional una modificación en la gestión de pandemia, que ha hecho que “de las casi 4000 empresas de restauración y alojamientos que comenzaron el año 2020, un 25% no volverá a abrir la persiana y la tendencia es que este porcentaje siga aumentando de manera exponencial”.

Ante las declaraciones del Presidente de la Junta de Castila y León, Alfonso Fernández Mañueco, en las que se mostraba sorprendido por las pocas solicitudes de ayuda por parte de la hostelería de la Comunidad; los hosteleros burgaleses subrayan que había dos líneas de ayudas por una parte, subvenciones mantenimiento del empleo sector hostelería que hayan estado en ERTE, y por otra, subvenciones para la adquisición de sistemas de protección colectiva y de señalización, de los productos químicos de limpieza y desinfección, y para el mantenimiento y mejora del sistema de climatización, frente al Covid-19.

Por su parte, afean a Mañueco que haya hecho este comunicado, aun faltando ocho días para cumplirse el plazo para presentarse a las subvenciones.

A mayores, la agrupación denuncia que son muchos los hosteleros que han aspirado a las ayudas y muy pocos los que se han beneficiado por unas cantidades, que han calificado como “irrisorias”.

En última instancia, la hostelería burgalesa se queja de que “más que culpar al sector por no pedir ayuda, se tendría que ser más humilde y entender que si en la situación tan crítica que estamos atravesando, uno de los sectores más necesitados no pide subvenciones, a lo mejor, el problema no es el sector y sí un error de planteamiento, desarrollo y ejecución de las medidas planteadas, que lejos de ayudar y facilitar su obtención, dificultan la posibilidad de acceso por las condiciones exigidas”.