Limpieza, autobuses y Policía Local siguen liderando el malestar de los ciudadanos

Memoria Anual Policía Local Ignacio Peña y Félix Ángel García (Enero 2024)

Poco cambian las cosas en un ayuntamiento, el de Burgos, en el que mes tras mes tres áreas aglutinan el mayor número de quejas y reclamaciones. Y es que siempre son las mismas: Medio Ambiente, Autobuses y Policía Local.

Fueron las 3 áreas que más quejas sumaron en 2023 y vuelven a subirse al podium durante los 3 primeros meses de este año.

En el caso de Medio Ambiente, la limpieza de las calles, la falta de mantenimiento en los jardines o la mala ubicación o el mal funcionamiento de los contenedores son las reclamaciones más habituales que los burgaleses elevamos al Ayuntamiento.

El servicio municipal de Autobuses, uno de los más utilizados por los ciudadanos, suele acumular dos tipos de quejas: por un lado los horarios de las líneas y por otro, más preocupante, problemas de los burgaleses con los conductores.

En cuanto a Policía Local, la gente viene a quejarse de la inacción municipal en materia de civismo, por ejemplo, en lo que dicta la ordenanza de animales de compañía, el estacionamiento indebido o el ensuciar la ciudad. Pero llama la atención que en 2023, uno de los asuntos por el que más quejas recibió la Policía es el de las terrazas de hostelería. Y es que, la propia Policía ha dejado de inspeccionar estas terrazas en buena parte del año 2023, permitiendo, a sabiendas, que estuvieran instaladas la práctica totalidad de ellas sin autorización.

Estas tres áreas que, mes a mes y año a año acumulan tantas quejas, poco o nada mejoran sus servicios. El problema hay que verlo desde dos epígrafes, pese a que el sector político y funcionarial solo lo ven desde uno.

Por un lado, siendo servicios muy utilizados por todos, es evidente que acumularán más quejas, puesto que afecta a un mayor número de personas. Los políticos suelen quedarse aquí, diciendo eso de que «es muy difícil que llueva a gusto de todos» o que «es complicado» arreglar esto o aquello.

El otro prisma, por el que nadie parece hacer nada, es atender al ciudadano resolviendo, sin excusas y de forma decidida, los problemas que se plantean. Para ello, habría que detectar los problemas y ser proactivos en la búsqueda de soluciones.

OTRAS NOTICIAS