ARCHIVADO EN

Las renovaciones de los abonados del San Pablo, «un fraude» a los consumidores

Imagen de la final por el ascenso entre Burgos y Palencia. Foto: SPB-Cintia Cortés
Imagen de la final por el ascenso entre Burgos y Palencia. Foto: SPB-Cintia Cortés

Durante estos días se están produciendo las renovaciones de los abonos para la siguiente temporada en los distintos equipos deportivos de la ciudad de Burgos. Sin embargo, hay un caso que llama la atención por encima del resto, como es el del club de baloncesto San Pablo Burgos.

Para empezar, hay que recordar que ningún club deportivo está obligado a promover o apostar por iniciativas que, en un principio, parezca que puedan favorecer a sus aficionados. No existe ninguna normativa o ninguna cláusula que imponga este tipo de medidas a los equipos, así que es responsabilidad única y exclusiva del club si pretende adoptar decisión en este sentido.

Bien, pues desde el San Pablo Burgos han optado por arriesgar y prometer a todos sus abonados que, en sus palabras, «si el equipo no asciende a la ACB, se les devolverá el dinero de los abonos».

Lo que no dejan claro y es donde radica el problema es que, en la letra pequeña, aún no se conocen las condiciones o de qué manera se devolverá este dinero, derivándolo todo a que se esclarecerá «próximamente» en su página web.

El conocer los requisitos de esta «posible» devolución a posteriori, una vez que los aficionados ya han pagado por el abono, es un fraude para los propios consumidores, puesto que se les debe avisar antes o en el momento en el que se publica esta iniciativa, y no emplazándoles a descubrirlos más adelante.

Esta manera de proceder supone una conducta no conforme con los derechos de los consumidores, ya que nadie les asegura ni les advierte de cómo, cuándo o dónde van a poder recuperar ese dinero. Por no hablar ya de lo que pasaría en caso de que algún abonado para esta temporada no quisiera seguir o renovar la siguiente, la de 2024/2025. ¿Se le devolvería el dinero? ¿Se quedaría sin él? Nadie lo sabe porque nadie lo aclara.

Además, cabe recordar que en el hipotético caso de que el San Pablo no ascendiera y esta medida se llevase a cabo, el equipo podría quedarse sin su mayor parte de ingresos y terminar en concurso de acreedores debido a que se trata de una sociedad anónima.

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS