Las proposiciones al Pleno de los grupos solo dependen de la voluntad del alcalde

Pleno Ayuntamiento Burgos Forum (Septiembre 2020)

El Pleno del Ayuntamiento de Burgos ha debatido este viernes  6 proposiciones de los Grupos Municipales que no servían para nada.

Fundamentalmente, porque todas ellas eran declarativas y no ejecutivas. Esto significa que, salgan aprobadas por mayoría absoluta o no, el Equipo de Gobierno no tiene obligación legal de atender la voluntad del Pleno.

Mención a parte tienen las proposiciones fuera del ámbito o la competencia del propio Ayuntamiento, como en esta ocasión ocurría con la propuesta de Ciudadanos sobre las autovías A12 y A73.

El hecho de que las proposiciones al Pleno tengan carácter de declarativo y no de ejecutivo supone una burla en toda regla a la labor propositiva de la oposición y convierte a los gobiernos en minoría en gobiernos con mayoría absoluta, ya que de la realización de las propuestas depende, exclusivamente, de la voluntad política y no existe imperativo legal.

Fue el exalcalde Javier Lacalle quien abrió la puerta a este modelo cuando, en la legislatura pasada, se aferró a esta figura para no llevar a cabo todas aquellas proposiciones que salían aprobadas contra la voluntad del PP, entonces, con un gobierno en minoría. De la Rosa vio la utilidad del inventó y continuó aplicándola, todo sea dicho, amparados ambos en la aplicación de la ley.

Y es aquí donde radica el problema, no tanto en si los alcaldes quieren o no, sino en que la ley permite que lo que se vote en el Pleno con carácter declarativo, solo sirva para dejar constancia de las intenciones de uno o varios grupos. Dicho de otra forma, una proposición para la foto.

loading...