Las motos objetivo de los controles de la Guardia Civil

La Guardia Civil intensificará durante el verano la vigilancia y control de motocicletas y ciclomotores

Control Motocicletas en la N-232
Control Motocicletas en la N-232

La Guardia Civil viene realizando en las carreteras burgalesas, a lo largo de las últimas jornadas, y hasta el próximo 30 de septiembre, el «Plan de Intensificación de los Servicios para el Control de las Motocicletas y Ciclomotores«.

Esta actuación, busca controlar que se cumplen las normas más importantes que afectan a la conducción de motocicletas y ciclomotores, con el objetivo de conseguir un cambio de actitud y comportamiento, que se traduzca, en un descenso sostenido en el tiempo, de la siniestralidad de los motoristas.

El operativo, ejecutado por el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos, va dirigido a la prevención y concienciación de conductas que ponen en peligro la Seguridad Vial y sobre todo la vida de las personas, para lo cual se están intensificado el número de servicios y la vigilancia y control en las autovías, carreteras nacionales y vías secundarias.

En la parte que corresponde a los conductores, se incrementarán las pruebas de alcoholemia y de drogas, para detectar y erradicar conductas irresponsables bajo sus efectos; igualmente se verificará que tanto el piloto, como que el acompañante, hacen uso de los sistemas de seguridad, como el casco homologado.

Las actuaciones también van dirigidas a la inspección de la documentación, y a verificar, que los vehículos cumplen con las condiciones técnicas exigibles para su circulación, especialmente en lo referente al estado de los neumáticos. Finalmente, se controlará el cumplimiento de los límites de velocidad, prestando especial atención a las conducciones negligentes y a las maniobras más peligrosas, como los adelantamientos, el uso de intermitentes y los cambios de carril.

La Guardia Civil, recuerda que la mayoría de los accidentes se producen en los desplazamientos cortos y en carreteras secundarias.